Radar

¿Y la iniciativa G-9 para resucitar la fiscalización?

Hace dos meses, los diputados del G-9, grupo que integra a igual número de diputados del Partido Movimiento Ciudadano y del Partido Acción Nacional en el Congreso del Estado, anunciaron que era cuestión de días la presentación de una iniciativa para modificar el modelo de fiscalización en Jalisco, que está a todas luces rebasado y representado por una Auditoría Superior del Estado en la que nadie cree, por las continuas, solapantes y solapadas irregularidades de su titular Alonso Godoy Pelayo.

Los primeros pronunciamientos en ese sentido los hicieron estos legisladores locales en el mes de mayo cuando se supo de la mudanza silenciosa del titular de la ASEJ a sus nuevas oficinas ubicadas en un megaedificio de la avenida Niños Héroes, que nos costó a todos alrededor de 318 millones de pesos, y de cuya construcción se negó a rendir cuentas a los diputados y a los ciudadanos.

Para tratar de acabar con semejante prepotencia y discrecionalidad del responsable de la fiscalización de los recursos públicos en Jalisco, el primero en anunciar reformas en la materia, fue el diputado panista, Guillermo Martínez Mora. Esto me dijo en MILENIO RADIO el 21 de mayo pasado:

“En estos días vamos a presentar una iniciativa los nueve diputados que nos hemos propuesto hacer los cambios que se requieren en la Ley para que la ASEJ esté obligada en tiempos a entregar y tenga castigos si no cumple con los mandatos, porque hoy la propia Ley está llena de recovecos que le permiten al propio auditor hacer y decir lo que se le pega la gana sin que sea sancionado. Y pareciera que en los patrones o los jefes que él tiene que son a los que reporta, que es el Congreso del Estado, hay nulo interés en lograr que en este caso se llegue hasta sus últimas consecuencias. Y finalmente pues el auditor obviamente que no le tiene ningún respeto a la sociedad”.

Luego,  el 11 de junio pasado, también en MILENIO RADIO el coordinador parlamentario del alfarista PMC, Clemente Castañeda, prometió que esa iniciativa estaría lista antes de que terminara el mes pasado:

“Efectivamente cuando el G-9 presentó su agenda, uno de los temas que pusimos sobre la mesa fue revisar el modelo de fiscalización y en su momento impulsar una reforma o incluso una legislación distinta (…) tenemos prácticamente una iniciativa lista que estaremos dando a conocer, en un par de semanas”, precisó.

Sin embargo, concluyó junio y no sólo sigue impune el desprecio del auditor al Poder Legislativo, sino que 26 diputados (debo aclarar que ninguno del G-9) se opusieron a que explicara un pago de casi 4 millones de pesos a una empresa que lo asesoró para el pago de impuestos. El auditor además aprobó sin cargo alguno los gastos de los Juegos Panamericanos pese a las claras evidencias de los malos manejos en el expediente mismo que envió a los diputados, a quienes no les quedó de otra que regresárselas.

¿Cuántos escándalos y desvíos más hacen falta para dejar de simular la fiscalización en Jalisco? ¿Incumplirá el G-9?.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com