Radar

¿Qué harían con la nómina de GDL, candidatos?

Ahora que los análisis de la Auditoría Superior de la Federación ratificaron que el ayuntamiento de Guadalajara es el que tiene la nómina más abultada del país, y que sin duda es un factor que gravita para que también aparezca en los primeros lugares de endeudamiento, el tema se vuelve crucial para el futuro del gobierno de la ciudad y, por tanto, en asunto de los que aspiran a asumir esa responsabilidad logrando el voto mayoritario en la jornada electoral del 7 de junio próximo.

¿Tienen clara ya su postura de lo que les significa para la ciudad que quieren gobernar que los 12 mil 70 burócratas consuman el 54 por ciento de su presupuesto anual? ¿Les parece excesivo o necesario ese número de servidores públicos? ¿Cuál es su plan y las acciones a tomar para reducir la plantilla o para hacerla más eficiente y mejorar los servicios públicos que brinda la autoridad municipal?

Ayer el alcalde Ramiro Hernández justificó el tamaño de la nómina del ayuntamiento tapatío, aunque reconoció que es necesario revisar si los burócratas están distribuidos en las áreas en donde deben estar, mientras que su director de recursos humanos, Felipe López, aceptó que pese a los esfuerzos que han hecho para reducir el número de empleados aún falta mucho por hacer. 

El dictamen de la ASF, pues, nos vuelve a poner en la mesa un asunto pendiente en la agenda municipal jalisciense y en el que las Administraciones que terminarán en septiembre de este año nada hicieron en sus tres años de gestión.

Según el último Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales del Inegi, Jalisco sigue siendo el cuarto con mayor número de regidores en el país, el segundo en nóminas y número de dependencias municipales, y segundo también en la cantidad de edificios, que implican el pago de rentas en total discrecionalidad.

Por eso ahora que el mes siguiente inicien las contiendas electorales habrá que pedir a los aspirantes a la alcaldía de Guadalajara y al resto de los municipios de Jalisco, exponer su visión del tema y las acciones que implementarían para adelgazar y eficientar sus estructuras de gobierno y el modelo de burocracia que sugieren.

¿Bajamos el número de regidores? ¿Son necesarias tantas dependencias municipales? ¿Se justifica la renta de tantos edificios?

El tema debe ser prioritario porque el tamaño de esas nóminas que devoran nuestros impuestos está lejos de reflejarse en la calidad de los servicios públicos y del mantenimiento y crecimiento de la infraestructura de la ciudad, y más bien ha jugado un factor decisivo para el indebido endeudamiento de los municipios, que ven en los créditos bancarios la salida para mantener a una burocracia poco supervisada y calificada, y que son más bien el pago a clientelas partidistas.

Habrá que estar, pues, muy atentos a las propuestas que sobre el tema tengan los suspirantes a las alcaldías, en especial a la de Guadalajara. 

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com