Radar

Ante la enjundia de Augusto, Del Toro pone tiempo

El miércoles me pregunté aquí qué tanto respaldo y vía libre tendrá el diputado naranja Augusto Valencia para ir por el auditor y los ex diputados acusados de corrupción de la Legislatura LVIII y LIX desde la Comisión de Vigilancia de la que es vocal en la nueva LXI Legislatura, como se lo ha propuesto y como me lo comentó en MILENIO RADIO el lunes pasado.

Planteé esa incógnita por la abierta defensa del titular de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), Alonso Godoy Pelayo, que hizo la primera bancada del Partido Movimiento Ciudadano en la Legislatura pasada. Como cuando en noviembre de 2012, al día siguiente de que todos los diputados y diputadas, incluso ellos, habían pedido su salida por el "descrédito" que sus "complicidades" provocaban al Congreso y a la Auditoría, el entonces coordinador Clemente Castañeda deslindaba a la bancada naranja de las "descalificaciones de índole personal", que según ellos, se expresaban de Godoy en la exposición de motivos de aquel acuerdo.

De ambas cosas tuve oportunidad de preguntarle a Ismael del Toro, el coordinador de la bancada pemecista, que pasará a la historia por ser la primera que rompe con el bipartidismo PRI-PAN que había dominado la mayoría parlamentaria, en una entrevista a propósito del inicio de la nueva Legislatura.

-¿Qué nos garantiza que hoy será distinta la postura del PMC?-, le pregunté.

"Bueno, hay que decirle a la gente, primero ya el órgano fiscalizador y el Poder Legislativo tienen independencia".

-En teoría-repliqué.

"Y ya la Comisión de vigilancia y el Congreso ya no tiene mayor injerencia sobre las determinaciones técnicas del órgano fiscalizador. Todavía en la pasada Legislatura caían en el error de creer que en el Pleno del Congreso o en la Comisión se podían modificar dictámenes y todavía sigue en el imaginario colectivo esa supuesta facultad de los diputados de intervenir ya técnicamente en las cuentas públicas, ya no se puede intervenir eso hay que dejarlo claro. Pero esto no ha dejado satisfecho a los intereses de la ciudadanía para que la fiscalización sea verdaderamente una herramienta de los ciudadanos para el control del ejercicio del dinero público, entonces tendremos que ir a dar un siguiente paso que está enmarcado en una reforma federal, hoy está el sistema nacional anticorrupción generando las legislaciones complementarias a esta modificación constitucional, una vez que se concluya todo el armado jurídico a nivel federal, obligará a todas las legislaturas de los estados a adecuar su normativa en materia de fiscalización también vinculadas a esa reforma federal, así es que este Congreso está a partir del 2017, con la obligación de revisar nuestra propia legislación en materia de fiscalización y que esté adecuada a esa nueva reforma federal".

De si dará o no apoyo a su diputado Augusto Valencia, Del Toro aseguró que respetará la agenda de cada diputado, sin dejarlos caer en la tentación de "ganar la nota". Su respuesta íntegra en la entrevista que le presentamos en esta edición y en todas las plataformas de GRUPO MILENIO.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com