Radar

El que engaña eres tu Enrique Alfaro

Lamento nuevamente la postura de intolerancia y descalificación asumida por el candidato del partido Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez y su equipo, al trabajo periodístico de esta casa editorial que me honro en encabezar en Jalisco.

No es la primera vez. Hace tres años, en la elección que buscó la gubernatura y que perdió ante Jorge Aristóteles Sandoval, el ex alcalde perredista de Tlajomulco nos llenó de improperios y difamaciones, cuando dimos a conocer una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica, al arranque de la campaña, que no le favorecía por la confusión que provocó en el electorado su rompimiento con el PRD y el haber sido postulado de última hora por el entonces desconocido logotipo del partido Movimiento Ciudadano.

Aquella ocasión salí a rechazar y responder cada una de sus falsas acusaciones en este mismo espacio. Hoy hago lo mismo, y lo haré cuantas veces Alfaro mienta y engañe respecto a nuestro desempeño profesional, que por cierto, ha exaltado en otros momentos. En MILENIO Jalisco aceptamos la crítica y el derecho a disentir y a criticar nuestra labor, pero no vamos a permitir que se nos desprestigie con esa ligereza y sin prueba alguna. Ni ser uno de los políticos más populares del estado, ni tener un patrimonio multimillonario, que por cierto no queda aclarado con el asunto de sus herencias, le da a Alfaro el derecho a agredir de esa forma.

La tarde del viernes pasado, el candidato pemecista subió a su página de Facebook, lo que llamó “Primeras Planas de Desinformación”, donde incluyó las portadas en las que MILENIO Jalisco reveló que amplió su residencia de la exclusiva colonia Colinas de San Javier sin tener las licencias de demolición ni construcción a las que el Código Urbano, que él impulsó como diputado, y las leyes municipales, obligan.

“Estas páginas”, escribió en su muro Alfaro, “ofenden la inteligencia de los tapatíos. El principal objetivo de estos impresos es confundir a los ciudadanos. La siguiente semana hablaré sobre el tema, mientras tanto, ayúdanos a informar a tu familia y conocidos con la verdad. No te dejes engañar”.

Quien quiso engañar sobre esta remodelación que nadie sabe a ciencia cierta cuándo realizó y que pone en entredicho su discurso de respeto y promoción de la cultura de la legalidad, fue el propio candidato Alfaro (a quien buscamos antes de la publicación y se negó a hablar), al enviar a su coordinador de campaña, el ex priista Salvador Caro, a tratar de aclarar el asunto con documentos que nada tenían que ver con el tema.

MILENIO Jalisco no miente y prueba de ello es que el Ayuntamiento de Zapopan ya requirió en dos ocasiones al candidato sin recibir respuesta. Por eso, estaremos muy atentos ahora que por fin se decida a hablar del tema esta semana. Porque tampoco deja bien parado a Alfaro ignorar a una autoridad municipal, que ya representó en Tlajomulco y que ahora busca en Guadalajara. Más bien lo acerca al influyentismo, la prepotencia y el autoritarismo que tanto pregona combatir.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com