Radar

Del diálogo a la sordera Legislativa

Comprobado está que a mayor exigencia y movilización ciudadana menor autoritarismo y discrecionalidad por parte de los grupos que detentan el poder. También que sin ciudadanía activa gana terreno la corrupción y la impunidad, factores determinantes para minar la confianza de los gobernados hacia sus gobernantes. Y que en esa distancia y lejanía entre gobierno y ciudadanía surgen vacíos, que por lo vivido en México en los últimos años, los llena la delincuencia organizada hasta acabar con comunidades enteras.

Por eso en nuestra edición de ayer dedicamos nuestra nota principal al primer año de la plataforma Haz tu Ley, este instrumento digital diseñado con el esfuerzo y en el tiempo libre de mujeres y hombres jaliscienses que participan en organizaciones de la sociedad civil, para elaborar iniciativas de Ley desde la ciudadanía y participar activamente en el establecimiento de la agenda legislativa estatal.

Antes de su lanzamiento en 2014, por allá en diciembre de 2012 hubo un intento fallido para lograr fijar como prioridades a legislar los temas planteados por 25 organizaciones ciudadanas con los diputados de la naciente Legislatura LX.

Fue en el llamado Primer Diálogo Ciudadano con la LX Legislatura en el que 17 de 39 diputados de todos los partidos, incluidos sus coordinadores, se comprometieron a establecer una agenda programática para buscar un nuevo modelo de fiscalización; para empujar una nueva Ley de Información Pública; a revisar y redefinir las reglas con las que se nombra a los consejeros que integran organismos ciudadanos como el Instituto Electoral, el de Transparencia y Derechos Humanos; dar seguimiento a los compromisos por la transparencia de los hoy gobernantes cuando fueron candidatos; repetir el proceso para la designación del Ombudsman; y flexibilizar los requisitos para hacer uso de instrumentos de participación ciudadana como el plebiscito, el referéndum y la iniciativa ciudadana.

Como todo quedó en promesa, y los discursos de poner fin y tapar el tobogán del desprestigio del Poder Legislativo se diluyeron muy pronto, algunas de estas organizaciones se propusieron buscar otros caminos y de ahí resultó Haz Tu Ley.

El hecho de que en el primer año de utilización de este instrumento se hayan generado más de 100 propuestas, habla de un avance como comunidad en materia de organización y participación social. 

Esa es la buena noticia. La mala es que la sordera legislativa se mantuvo y la resistencia de los diputados a legislar temas ajenos a sus lógicas e intereses partidistas quedó de manifiesto al no atender una sola de esas iniciativas. La única que fue tomada en cuenta fue en el Ayuntamiento de Tlajomulco.

Lo alentador es que pese al desprecio de la clase política a estos esfuerzos ciudadanos, los impulsores de Haz Tu Ley, lejos de desistir, relanzarán con más fuerza esta plataforma ciudadana. Gracias y enhorabuena por esa tenacidad y generosidad.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com