Radar

El día “D” del IMEPLAN y Ricardo

Si en noviembre pasado en su primera sesión como director del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), Ricardo Gutiérrez Padilla cimbró con su agenda la Junta de Coordinación Metropolitana que integran los alcaldes pemecistas de Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, Tlaquepaque, Zapotlanejo y Juanacatlán, y los priistas de Tonalá, Ixtlahuacán y El Salto, en el taller que encabezará hoy con 70 representantes de los 9 municipios, se juega la consolidación institucional y el futuro de ese organismo que pretende poner orden en el crecimiento de la ciudad, así como el cumplimiento de su promesa de entregar en tres meses un Plan Metropolitano (misma promesa que hizo su ex jefe en campaña Enrique Alfaro al asumir la alcaldía de Guadalajara en octubre pasado).

Al término de la sesión de noviembre, donde se planteó un nuevo esquema presupuestal para el Fondo Metropolitano y un esbozo del proyecto de una Policía Metropolitana, Marcos Godínez, el presidente municipal de El Salto, amagó con salir de la mesa de coordinación por sus desacuerdos con esas propuestas, por lo que habrá que ver cómo reaccionan hoy los alcaldes y sus equipos ante los parámetros del plan de ciudad que les propondrá el Imeplan y que regirá hasta 2042.

Como lo he planteado aquí, el naciente Imeplan se debilitó institucionalmente por el manoseo político del que fue objeto luego de la jornada electoral del año pasado, y cuando por lógicas partidistas se pidió la renuncia involuntaria de su primer director Alberto Orozco, quien había sido nombrado hasta el 2017, para colocar ahí al alfarista Gutiérrez Padilla.

Será por eso interesante ver con qué tanta solidez y respaldo de los alcaldes llega el nuevo director del Imeplan, para plantear este plan clave para detener la expansión de la mancha urbana, que ha degradado severamente la calidad de vida de sus habitantes, y consolidar su crecimiento hacia el interior de su polígono actual al menos en los próximos cinco años.

Pero sin duda este ejercicio también nos hará ver hasta qué grado están comprometidos con el ordenamiento y planificación urbana metropolitana los nuevos alcaldes. ¿De verdad romperán con la inercia de ver a sus municipios como cotos de poder y cederán espacios de decisión para lograr por primera vez auténticos modelos metropolitanos que mejoren los servicios públicos y la calidad de vida de los ciudadanos?

Pendientes de este taller donde inicia la definición del rumbo de corrección o mayor caos urbano del AMG, estarán también los desarrolladores de vivienda, que son siempre patrocinadores y aliados estratégicos de los candidatos, y quienes siempre exigen su parte cuando al que apostaron llega al poder, con permisos de construcción sin límites. Hoy también podremos ver si los nuevos alcaldes rompen con esta lógica perversa de la que ha nacido mucho del desastre urbano que hoy padecemos. Suerte Ricardo.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com