Radar

El desencuentro Aristóteles-Alfaro ante Osorio Chong

Más allá del avance que en materia de seguridad consideró el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se ha logrado en el Área Metropolitana de Guadalajara, y que expresó al final de la octava reunión de evaluación que tuvo la noche del martes en Cámara de Comercio con el Gobernador, el Fiscal general, y los alcaldes de Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, Tlaquepaque y Tonalá, en la sesión afloraron diferencias y se planteó la necesidad de aumentar el número de objetivos (líderes delincuenciales) a detener e, incluso, incrementar el número de operativos. Algo similar había ocurrido hacía tres reuniones, cuando se asentó en el acta de la quinta reunión de alto nivel de evaluación en Jalisco de la Operación Institucional para Atender a los 50 Municipios más Violentos del País (en los que se incluyen a estos 5 del AMG), que la Comandancia de la V Región Militar exhortaba a las autoridades: 1. Poner mayor interés en la integración y funcionamiento de las B.O.M.(Bases de Operación Mixtas, entendidas como fuerzas de reacción inmediata integradas con autoridades de los tres niveles de gobierno, y formadas en cada uno de estos cinco municipios), y 2. Que cada autoridad asuma la función que le corresponde en el ámbito de su competencia. Como se recordará, fue el propio Presidente Enrique Peña Nieto quien en la última reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública anunció, en agosto pasado, que iniciaría este operativo en los 50 municipios que concentraban el 42 por ciento de los homicidios del País. En la reunión del martes pasado, sin embargo, los alcaldes metropolitanos de Guadalajara plantearon a Osorio que el nombre del operativo lastimaba la imagen de sus municipios al encasillarlos dentro de los "más violentos". Osorio se las concedió y se comprometió a que en lo sucesivo, e incluso a nivel nacional, el nombre cambiaría a Operación Institucional para Atender a los 50 Municipios de "Atención Prioritaria". Como ha ocurrido públicamente en repetidas ocasiones, el gobierno estatal y los municipios, en particular Guadalajara, mostraron posturas encontradas respecto a las cifras y calidad de las detenciones y liberaciones delante de Osorio, del General Salvador Cienfuegos, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, y el secretario del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Miguel Robles, así como su delegado y el de la PGR, en Jalisco. Mientras el alcalde Enrique Alfaro reprochó que en el último año su policía detuvo a tres mil presuntos delincuentes y el 92 por ciento habían sido ya liberados, el Gobernador Aristóteles Sandoval le pidió aclarar cuántas de ellas eran por motivos administrativos (es decir, detenidos por faltas leves), a lo que el presidente municipal insistió que la mayoría eran detenciones por delitos patrimoniales. Osorio Chong tuvo que intervenir para pedir que los asuntos policiales no debían politizarse y juntos, sin importar color, hacer equipo para enfrentar a la delincuencia. Más de lo ocurrido en la Canaco, en el Radar del martes.

jaime.barrera@milenio.com
twitter: @jbarrera4