Radar

Las culpas emilistas y el G-10

El pasado 15 de noviembre, el gobernador del estado, Jorge Aristóteles Sandoval, reveló en una gira por el interior del estado que la Contraloría del estado ya había presentado las primeras denuncias penales contra la pasada Administración que encabezó el panista Emilio González Márquez.

Debido a que no dio más detalles, el comentario pasó casi desapercibido. En la edición de hoy de MILENIO JALISCO, le presentamos en exclusiva declaraciones del Fiscal General del Estado, Luis Carlos Nájera, quien revela que una de estas dependencias denunciadas es el Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE). Por otro lado, en la propia Fiscalía nos confirman que la Contraloría estatal denunció también a funcionarios de la Inmobiliaria y Promotora de Vivienda de Interés Público (Iprovipe), del Seguro Popular y en contra de un agente ministerial por enriquecimiento inexplicable.

“(El delito) es lo que tendría que encuadrar el ministerio público con la aportación de los elementos que les está dando la Controlaría”, comentó aquella ocasión el mandatario estatal.

Serían entonces las primeras denuncias formales, luego de que en octubre pasado el contralor del estado, Juan José Bañuelos Guardado, reveló que había observaciones por gastos no justificados tan sólo en el 2012, por un monto de 7 mil 500 millones de pesos que se podían traducir en 10 denuncias.

La confirmación de la existencia de estas denuncias coincide con el anuncio de la creación del llamado G-10 en el Congreso de Jalisco, que integraron cuatro diputados panistas (Guillermo Martínez Mora, Alberto Esquer, Víctor Manuel Sánchez, y Juan José Cuevas), la bancada completa del alfarista Partido Movimiento Ciudadano (Clemente Castañeda, Fabiola Loya, Verónica Delgadillo, Salvador Zamora, y Julio Nelson García), así como el ex diputado panista, que se declaró independiente, Ricardo Rodríguez.

Más allá de que el surgimiento de este grupo es un duro golpe para el coordinador de los diputados panistas, Gildardo Guerrero, quien se quede con una bancada menor a la que conformarán a partir de hoy la corriente PMC-PAN, y además de lo azaroso de la coincidencia con la revelación de estas denuncias, es claro que estas investigaciones, que presumen actos de corrupción del pasado gobierno panista podrían influir en el futuro de esta alianza.

Porque la lectura que muchos dieron a este primer acercamiento entre esta expresión del panismo y los pemecistas, es que se trata del primer paso de lo que sería una eventual alianza electoral entre estos dos partidos para impulsar la candidatura de Enrique Alfaro a la alcaldía de Guadalajara.

¿Tiene el PMC calculado si gana o pierde con una eventual alianza con los panistas que serán acusados de graves actos de corrupción? ¿Utilizará el gobierno estatal estas denuncias para inhibir el apoyo panista al alfarismo? Mañana más del tema.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com