Radar

Los claroscuros que nos deja el 2016

Inicio este balance de lo que considero lo más importante ocurrido en 2016 en Jalisco, para bien o para mal, por los temas en los que menos se avanzó y que se ubicarían en el lado oscuro de la gama de los asuntos públicos en los que hubo deficientes, regulares y buenos resultados.

El combate a la corrupción y la impunidad, la justicia y la seguridad estarían, en ese orden, en este extremo en el que ganan los negativos sobre los positivos, y prueba de ello es que son tres de los fenómenos que más preocupan e irritan a los ciudadanos , según diversos estudios del INEGI.

1.- El año de lanzamiento del Sistema Nacional Anticorrupción tuvo nula repercusión en Jalisco. El más lamentable episodio ocurrió recientemente, pero sin duda sintetiza e ilustra muy bien las resistencias de políticos y funcionarios a un fiscalización real y castigo a la corrupción. Pese a que organismos empresariales, universidades y organizaciones de la sociedad civil se involucraron como nunca en el proceso para la renovación del titular de la muy desprestigiada Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), los diputados de la LXI Legislatura les dieron la espalda y ganaron nuevamente los miedos de la clase política de que llegara un auditor independiente y ajeno a sus tramas de corrupción. Se optó por el camino de tronar la primera convocatoria, para alargar lo más posible la fiscalización simulada y a modo de la que gozan desde más de una década, al dejar a una incondicional del cuestionado auditor saliente Alonso Godoy Pelayo, al frente de la ASEJ. Si a eso sumamos que nada se sabe aún de la auditoría que se inició a la ASEJ desde febrero de este año, queda claro el carácter de intocable del que goza este órgano fiscalizador por la impunidad que ha garantizado por años a los jefes políticos y poderes fácticos de la entidad.

Por otro lado, aunque este año se anunció una nueva denuncia contra la administración anterior por el presunto sobreprecio en el que se compró la Casa Jalisco, no hubo avances sustantivos en las 14 denuncias que el gobierno estatal puso desde el 2014 contra ex funcionarios del gobierno del panista Emilio González Márquez. Cabe señalar que en el Senado los priistas pidieron un informe de ellas a la Contraloría estatal el mes pasado, sin que nada ocurra, como sucede también con las múltiples denuncias que presentaron los alcaldes a principios de año contra las administraciones 2012-2015.

2.- Sin duda la peor crisis de credibilidad en la que cayó el Poder Judicial tras la abrupta salida de su anterior presidente electo, Luis Carlos Vega Pámanes, al descubrirse los antecedentes penales que le ayudaron a ocultar sus propios compañeros magistrados que incluso lo sentenciaron en los años 80. Romper este sistema de complicidades y castigar la corrupción de magistrados al liberar delincuentes, denunciada desde la Fiscalía estatal, así como terminar con el reino de nepotismo que priva en el Poder Judicial, será el gran reto del nuevo presidente Ricardo Suro, elegido el jueves pasado.

Mañana continuamos con el tema de la seguridad y otros claroscuros del 2016. 

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4