Radar

Lo bueno, malo y feo a mitad de sexenio

Combate a la pobreza y logros en materia económica son sin duda los grandes éxitos del gobierno de Jorge Aristóteles Sandoval a la mitad de su sexenio.

Por ello fueron estos resultados con los que abrió y destacó ayer, en su breve mensaje con motivo de su tercer informe de Gobierno.

La estrategia antipobreza del gobierno estatal fue reconocida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) al ubicar a Jalisco como la entidad en la que más mexicanos salieron de la pobreza (290 mil familias) y de la pobreza extrema (170 mil familias). La creación de 85 mil empleos que no se alcanzaban desde 1997 y que coloca a Jalisco en el segundo lugar en este tema; la aportación del 6.54 por ciento al PIB nacional, la más alta en los últimos 11 años; la llegada de mil 907 millones de dólares de inversión extranjera directa, buena parte de empresas de alta tecnología que consolidan a Jalisco como el Silicon Valley de América Latina; así como la recuperación del liderazgo en el sector agroalimentario y turístico, completan las mejores notas del gobernador y su equipo en el primer tiempo de su gobierno.

Ubicaría como lo malo de la gestión de Aristóteles los pocos avances en cuatro de sus principales promesas de gobierno: reordenamiento del transporte público y seguridad (el gobernador las consideró anoche “asignaturas pendientes”); la agenda verde; y el combate a la corrupción y la impunidad.

En el tema de lograr un nuevo modelo de movilidad con la modernización del transporte público, es claro que las autoridades se han topado con la resistencia de los transportistas que han dificultado el levantamiento del padrón y el tránsito del modelo hombre-camión al de ruta-empresa. En seguridad, el incremento en el número de homicidios el año pasado prueba que el nuevo modelo de la Fiscalía y la creación de la Fuerza Única no acaba de consolidarse. Respecto a la prioridad de los temas ambientales, la tardanza en el relanzamiento del programa de la verificación vehicular y la poca asignación presupuestal a la Secretaría del Medio Ambiente mantiene pendiente hacer de la agenda verde una línea transversal en el gobierno estatal. La deficiente fiscalización en Jalisco pegó también a la Administración de Aristóteles, cuya Contraloría apenas ha podido cuadrar 12 denuncias penales contra presuntos actos de corrupción de la pasada Administración que caminan muy lentamente en la Fiscalía, lo que mantiene a Jalisco como un paraíso de impunidad.

Y lo feo es, sin duda, el reconocimiento del Ejecutivo que en lo que queda del sexenio no se podrá revertir el déficit presupuestal para atender las demandas en dos asignaturas claves para el futuro de la entidad y la reducción de la brecha entre ricos y pobres: la salud y la educación.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com