Radar

La “apuesta cicatriz” por Eduardo Almaguer

En la jerga futbolística, se diría que el Gobernador Aristóteles Sandoval decidió hacer un cambio radical de jugador en una posición clave de su equipo, en busca de modificar y mejorar su sistema de juego, para tratar de revertir el marcador en contra, con el que terminó el primer tiempo, y responder así a los reclamos de la tribuna y la membresía del club.

Con la llegada de Eduardo Almaguer Ramírez a la Fiscalía General es claro que el Gobernador dejó de apostar por la indiscutible experiencia policial de Luis Carlos Nájera, para dejarla en manos de un abogado que se concentre más en acabar de echar a andar el andamiaje institucional de esta gigante dependencia que fusionó a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

El mandatario estatal confía en que la nula trayectoria en temas de seguridad pública sean suplidos con una férrea supervisión a los mandos policiales, ministerios públicos y responsables de las cárceles, por el carácter duro y recio mostrado por Almaguer en la Secretaría del Trabajo, en lo que va de su sexenio.

En ese sentido, este funcionario cosecha así los frutos de la que ha sido la única historia de éxito en materia de combate a la corrupción y a la impunidad en esta Administración priista, con el caso de los llamados “abogados talibanes”.

A diferencia de sus antecesores en la STPS que fueron cómplices y beneficiados, Almaguer llegó, descubrió y denunció el millonario desvío de recursos públicos y la extorsión a empresas que se venía dando por décadas a través de los juicios laborales amañados, con lo que se lograron ahorros millonarios para el Estado.

El cambio implica también la salida de un funcionario que por haber pertenecido al gobierno panista de Emilio González Márquez, le causó desde el principio un notable desgaste con distintos sectores priistas locales y nacionales, que se agudizó por los sobresaltos violentos que se atribuyen al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Con la designación de Almaguer, un ex dirigente estatal del PRI que no pertenece a su grupo más cercano, el mandatario estatal lanza también una especie de “operación cicatriz” a la militancia priista que quedó muy inconforme por la designación de candidaturas, el manejo y la estrategia en el pasado proceso electoral, que endilgan al primer círculo del gobernador.

Sobre la expectativa puesta en él, el diagnóstico que tiene de la Fiscalía que recibe, los primeros cambios que hará para recuperar la confianza ciudadana, combatir tanta impunidad y la relación que sostendrá con las fuerzas federales que despliegan aquí el Operativo Jalisco por la presencia del CJNG, responde el nuevo fiscal en una charla que tuve con él, ayer luego de su ratificación y que le presentamos hoy en esta edición y en todas las plataformas de GRUPO MILENIO. 

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com