Radar

La alianza Godoy-Partidos Políticos en Jalisco

Obviamente se trata de una alianza por la impunidad y la última muestra de sus nocivos frutos es un megaedificio en el que se invirtieron al menos 318 millones de pesos en total opacidad para albergar a una desacreditada Auditoría Superior del Estado de Jalisco.

Como lo he señalado aquí en repetidas ocasiones, el cuestionado y aún titular de la ASEJ, Alonso Godoy Pelayo, desafió al Poder Legislativo en pleno al ignorar un citatorio para rendir cuentas de la construcción de sus nuevas oficinas cuyo costo fue casi 10 veces más de las que dejaron el lunes.

Igual los ninguneó en noviembre de 2012 cuando los 39 diputados de la entonces recién llegada LX Legislatura le pidieron por escrito su renuncia por falta de credibilidad producto de sus complicidades con las corruptelas de pasadas Legislaturas.

No sólo no se fue, sino que continuó una obra que decidió de forma personalísima y sin dar explicaciones a nadie y a la que se mudó el lunes en el más completo sigilo.

Ayer en el Congreso del Estado al comentar sobre la silenciosa mudanza de Godoy Pelayo a sus lujosas oficinas, el diputado panista Alberto Esquer confirmó lo que todos ya sabemos: que el titular de la ASEJ tiene “secuestrados” a los diputados de la Comisión de Vigilancia de la actual Legislatura, tal y como lo hizo con los anteriores, por lo que nunca lo llamarán a cuentas.

Lo cierto es que no sólo a los diputados, sino a todos los partidos políticos en el Congreso representados.  Al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al Partido Acción Nacional (PAN) al Partido Movimiento Ciudadano (PMC), al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y al Partido Verde Ecologista (PVEM) los hermana y los hace iguales la protección que le dan a un auditor que exige cuentas pero aborrece darlas y que desprecia a sus diputados y a un poder del estado con absoluta impunidad.

¿Por qué el silencio sobre este caso de Hugo Contreras, el dirigente estatal del PRI, que cuando anunció la expulsión de Elisa Ayón se ufanó que su partido iría con todo contra cualquier expresión de corrupción?

¿Dónde está el pronunciamiento al respecto de Miguel Ángel Monraz, líder del PAN en Jalisco?

¿Dónde el posicionamiento del Partido Movimiento Ciudadano, que dirige Hugo Luna, y que prometió cambiar la historia de impunidad en el Congreso por ser una fracción que se estrenaba en la vida legislativa de Jalisco? El PMC convoca para fijar su postura de muchos temas pero del auditor jamás.

Nada dicen tampoco del asunto Juan Carlos Guerrero, presidente local del PRD, ni Enrique Aubry, del Partido Verde Ecologista.

Su silencio se convierte, en automático, en un aval para el desempeño de un fiscalizador que por los abusos que ha cometido no tendrá nunca la confianza ni el respeto de los ciudadanos.

Es pues, la alianza de facto de los partidos políticos con un auditor que les cuida sus intereses, pero que les nulifica también, cualquier discurso de honestidad y cercanía ciudadana, y eso que el 2015 está a la vista.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com