Radar

La agenda urgente de Movilidad

Además del tema obligado del combate a la corrupción al que le instruyó públicamente combatir su jefe el Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, el nuevo secretario de Movilidad, Servando Sepúlveda y su equipo deberá abocarse a atender una agenda urgente que mantenga viva la promesa de modernizar el transporte y articular un nuevo esquema integral de movilidad:

1) Pese a que la pugna entre los taxis amarillos y los ejecutivos lo obligó a iniciar gestiones con los concesionarios y trabajadores de los coches de sitio, lo que habrá que destrabar en el menor tiempo posible es la conclusión del registro de todos los transportistas y retomar las negociaciones con los que se han opuesto rotundamente a la elaboración de este padrón de dueños, unidades y rutas. ¿Hasta dónde se avanzó en la anterior gestión que encabezó Mauricio Gudiño?¿Cuáles fueron los hallazgos?¿Cuántas rutas y plazas clonadas?¿Quiénes resultaron los acaparadores de concesiones?¿Cuántas unidades de transporte público y cuántos taxis han cumplido ya toda la normatividad?¿Cuántos son? Estas son algunas preguntas que se deberán responder en cuanto los que llegan hagan un análisis del registro que les entregaron sus impulsores.

2) Para probar que se avanza en el tema, debe empezar el desmantelamiento del viejo sistema de transporte, intocado a más de un tercio del sexenio. Eso implica mucho más que las rutas modelo de las empresas públicas del transporte logradas hasta hoy y los paraderos con pantallas electrónicas. Exige el inicio del reordenamiento de rutas y el tránsito del tan pretendido paso del caduco modelo del hombre-camión al de ruta empresa, así como la implementación del sistema de prepago. El inicio de la implementación de estas transformaciones obligadas ya por la nueva Ley de Movilidad es indispensable para disminuir el número de las víctimas del transporte público, que ha hecho crisis en distintos momentos de esta y anteriores Administraciones.

3) El déficit de infraestructura vial y el pésimo servicio del transporte público, colapsa cada vez en más puntos el flujo vial. El problema es creciente por el aumento diario del parque vehicular, lo que agrava a su vez el problema de la contaminación del aire y la pérdida de horas hombre y de calidad de vida. Este panorama torna inaplazable la mejora de la gestión del tráfico, es decir los operativos viales, la señalización, la regulación de las distintas modalidades del transporte y la revisión del sistema de semáforos.

Mañana más de esta agenda mínima de pendientes en materia de Movilidad en la metrópoli y en el Estado, como todo lo que tiene que ver con la movilidad no motorizada, el papel de la Secretaría en la supervisión de la Línea Tres y la puesta en marcha de otros medios de transporte y la necesaria revisión de la estructura y las tareas internas en la Semov, donde abunda también el fuego amigo.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4