Radar

Transparencia simulada

Así podríamos definir lo que dejó la revisión que hizo el Instituto de Transparencia e Información Pública de Jalisco al cumplimiento que en la materia tiene el Congreso local y su órgano fiscalizador, la Auditoría Superior del Estado: que en teoría debería ser ejemplo para el resto de las dependencias públicas.

¿Alguien esperaba algo distinto?

Lo primero que habrá que señalar es que pese al aparente aumento de calificación de ambas instituciones, el avance en transparencia y rendición de cuentas es prácticamente nulo.

Porque aunque el Poder Legislativo pasa del  47 sobre 100 de calificación que sacó en su última evaluación en 2009 respecto al cumplimiento de la Ley de Transparencia, a un 87.3 en esta última revisión; y la ASEJ de 35 a 86.3, ambos sujetos obligados incumplen con la información relativa a sus manejos financieros.

Es decir, cumplen con la información menos relevante o accesoria que les permite lograr una calificación aprobatoria, pero ocultan la información fundamental como nóminas, ejercicio del gasto, estados financieros y aspectos patrimoniales, contratos y pagos de asesorías. En esta última parte, por ejemplo, ¡la ASEJ sacó 13 sobre 100 de calificación!

En este sentido, bien harían en el Itei clasificar y ponderar la información que exigen a los sujetos obligados, para que quienes no publiciten los datos más relevantes del manejo del dinero no puedan obtener calificaciones aprobatorias como las alcanzadas en la revisión cuyos resultados dieron a conocer ayer.

Otro reto para el Itei que encabeza Cynthia Cantero Pacheco, será el hacer cumplir al Congreso del Estado y a la ASEJ, para que en los 20 días hábiles que les dio como plazo, suban a sus páginas de internet la información omitida y que están obligadas a mostrar de acuerdo a la norma.

¿Atenderá el titular de la ASEJ, Alonso Godoy Pelayo, este llamado luego de que ha ignorado al Poder Legislativo en pleno para informar, por ejemplo, del gasto en el megaedificio donde despacha desde el mes de mayo? ¿Qué pasará en el Congreso donde hace apenas unos días 26 diputados decidieron hacerse cómplices de la opacidad del auditor al votar en contra de su comparecencia para que explicara la contratación de una empresa por casi 4 millones de pesos por asesorarlo para pagar los impuestos de la ASEJ?

La otra tarea que se ha impuesto el Itei es poner fin a la acusación mutua entre la ASEJ y el Congreso sobre qué instancia es la que tiene que difundir las cuentas públicas una vez que son dictaminadas, que ahora están inaccesibles y ocultando graves irregularidades como las que se registraron en la del gasto que ejerció el gobierno estatal en el año de 2011, cuando el gobernador era el panista Emilio González Márquez.

Veremos.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com