Radar

Servando, un ex jefe policial en tránsito

No estamos aquí para establecer un aspecto policial o de mano dura, yo creo que aquí lo que impera es la implementación, el orden, la aplicación de la normatividad”, me respondió ayer en MILENIO RADIO el nuevo secretario de Movilidad, Servando Sepúlveda Enríquez, cuando le pedí su opinión sobre la lectura casi generalizada de que su llegada a esa posición era para toparle al pulpo camionero que se resiste a perder las canonjías y desterrar los abusos que obstaculizan la modernización del transporte público, que prometió en campaña su otra vez jefe, el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval.

“Estamos aquí”, añadió “(para) que exista sobre todo una cultura para que la Secretaría haga respetar los derechos de los ciudadanos, el derecho que todos tenemos al uso y compartir integralmente la calle. Pero también es obvio que vamos a tener que aplicar la nueva norma y tendremos que buscar los proyectos, los programas, la capacitación y la difusión de una cultura que nos permita una integración de una nueva ley, entre la necesidad y demanda que tenemos de movilidad en el Estado y la incorporación al ciudadano a este nuevo proyecto”.

Esa es la visión de arranque de su nueva responsabilidad de este funcionario de amplia trayectoria que inició muy joven como jefe policial de Guadalajara con el Alcalde Guillermo Vallarta Plata de 1982 a 1985, luego fue director del Reclusorio Sur en DF, Jefe de Tránsito y director de seguridad pública del Estado en la administración del Gobernador Guillermo Cosío Vidaurri hasta 1992. Fuera de Jalisco fue jefe de la policía judicial en Nuevo León, funcionario de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República, hasta que en 2010, el entonces Alcalde Aristóteles Sandoval lo devolvió a la escena local nuevamente como director de la Secretaría de Seguridad Pública de Guadalajara. En ese cargo duró dos años y salió en medio de una polémica por sus exámenes de control y confianza, que desde aquel entonces y hoy, asegura nunca existió. 

Es claro, pues, que con este perfil el Gobernador apostó a la firmeza para recuperar la rectoría en el proceso de la modernización del transporte, pero sin duda Servando deberá reactivar y revalorar las voces de los técnicos y especialistas de la Secretaría de Movilidad, que se sintieron marginados en los últimos meses de su sucesor, para incorporar también a su gestión el indispensable componente de racionalidad técnica y administrativa que permita lograr este objetivo, que él mismo reconoce “es un tema que por años no ha podido solventarse o superarse en el Estado”.

Si ayuda o no a ese objetivo, el hecho de que los alcaldes electos naranjas quieran manejar su propia movilidad a partir de octubre que asuman, Servando respondió:

“No he escuchado que vayan a intentar deshacer convenios pero en su caso estaremos abiertos al diálogo, al trabajo conjunto, porque aquí lo que interesa al Estado y en Movilidad es el (interés del) ciudadano, no de particulares, no de grupos, no de partidos”.. 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com