Radar

¿Repetirán en Tala la homilía de las desapariciones?

En la edición del lunes pasado, le dimos cuenta de las graves preocupaciones que padecen los habitantes de la Región Valles por el problema de las desapariciones en aquella zona de la entidad.

Familiares de las víctimas acusan a grupos del crimen organizado que se  disputan el control de la plaza; los sacerdotes denuncian que hasta a ellos les han llegado amenazas; y los policías municipales reclaman a sus alcaldes mayores garantías por el riesgo que corren al enfrentar a las mafias.

La verdadera dimensión del problema nadie la sabe a ciencia cierta, ya que los habitantes de municipios como Tala y Ameca tienen temor de denunciar y pedir ayuda a las autoridades, por miedo a represalias y por la sospecha de que en las policías esté infiltrado el enemigo.

¿Cuánta atención ha puesto la Fiscalía General en esta problemática?

Por los antecedentes que hay en esta nueva dependencia en el tema de las desapariciones, lo lógico sería pensar que ya se acercaron con los afectados y de manera callada están buscando resolver los casos, aún los no denunciados.

Y es que el equipo del Fiscal Luis Carlos Nájera hizo severas críticas al manejo que dieron al asunto de los desaparecidos en al ex Procuraduría General de Justicia del Estado, que manejó todo el sexenio panista pasado Tomás Coronado Olmos.

Se quejaron del desorden y la superficialidad, que aseguraron, encontraron en los expedientes de la Agencia 12 de desaparecidos. Por ejemplo, encontraron casos de muchos nombres reportados como tales, pero que a la primera revisión descubrieron que se trataba de personas fallecidas de las que ya había actas de defunción, que estaban detenidas o que ya habían aparecido.

Por esa razón de inmediato desconfiaron en la cifra de 2 mil 147 desaparecidos que les heredó la ex Procuraduría y se pusieron a hacer una profunda revisión de los expedientes.

La conclusión fue más preocupante que la falta de seguimiento a cada caso que descubrieron inicialmente. Lo que apareció al final es que en el sexenio pasado se mantuvo siempre un subregistro y que los desaparecidos en Jalisco llegaron en realidad a 9 mil 937, pero que la cifra siempre se maquilló al gobierno federal, con lo que se incumplió con acuerdos tomados con la PGR.

Actualmente y tras la depuración que hicieron cotejando con las averiguaciones previas, en la Fiscalía aseguran que 8 mil 565 casos están cerrados y que el número vigente de desaparecidos es de mil 372 personas.

Por todos los esfuerzos realizados para actualizar esta cifra, es de esperarse que la atención al caso de las desapariciones en la Región Valles haya sido inmediata, para no caer en lo que tanto criticaron de sus antecesores.

Si fue así o no, lo sabremos en la homilía dominical que se escuche en los templos de Tala.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com