Radar

Regular el territorio, la clave vs el desastre urbano

Planteé ayer aquí que lo deseable, ahora que empezamos a cuantificar en dinero el tamaño del desastre que nos ha traído años de crecimiento urbano desordenado, como los 21 mil millones de pesos que perdemos anualmente sólo en aspectos de movilidad, era que las autoridades responsables tomaran cartas en el asunto y empezaran a desplegar acciones para reordenar la metrópoli, cerrando el paso a la ambición desmedida de algunos desarrolladores inmobiliarios, a la corrupción de autoridades que se coluden y desarrollando políticas más acertadas para garantizar el derecho a la vivienda.

Por ello hablé ayer en MILENIO RADIO con Alberto Orozco Ochoa, director fundador del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), espacio de coordinación cuya misión es justamente detener el crecimiento caótico de la urbe. Al nieto del ex gobernador Alberto Orozco Romero, le pregunté en qué va el trabajo de esta instancia que reúne a los ochos alcaldes del Área Metropolitana de Guadalajara, para hacer frente a la mala planeación urbana que ha disminuido gravemente la calidad de vida de los tapatíos y que quedó de manifiesto en el Plan Nacional de Desarrollo Urbano 2014-2018 que hizo la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

La tarea principal en la que trabajan en este momento, me dijo, es en la conclusión de un diagnóstico metropolitano, que presentarán en el periodo de transición a los alcaldes salientes y entrantes, y que será el punto de partida para diseñar objetivos y estrategias en busca de lograr el reto central de ordenar por primera vez en la historia, el territorio.

“Estamos trabajando a nivel federal directamente con la Sedatu y están tomando el modelo de Guadalajara, conforme a lo que hemos venido avanzando, como un ejemplo para el resto de las 58 Áreas Metropolitanas del país. Estamos en una etapa de cierre (del diagnóstico del AMG) y aprovecharemos este periodo electoral para consolidar  la versión definitiva de este diagnóstico que presentaremos en la página de internet www.imeplan.mx”.

“Una conclusión clave en todo este tema a la que hemos llegado es que el suelo carece de una previsión racional para su uso futuro, ha prevalecido obviamente la especulación que motiva el incremento exponencial en las tasas de renta por los cambios de uso de suelo, y eso ha dejado a muchos más perdedores que ganadores, por lo que yo creo que la utilización del territorio no ha sido considerada en el equilibrio de lo que son los factores urbanos. Ha impulsado fuertemente la vivienda como un modelo de enriquecimiento más que como un factor de desarrollo social. Es en ese sentido en donde estamos marcando el reto, y si me permites decirlo, creo que ahí está la llave para vincular al desarrollo urbano con la vivienda en una escala metropolitana”.

Ojalá, pues, que esta apuesta cuaje y podamos restituirles algo a miles y miles de jaliscienses que quedaron del lado de los perdedores, que señala Alberto. Y ojalá también en el camino se llame a cuentas a los que ganaron a costa de arruinar la vida de muchos, para que la historia ya no se repita.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com