Radar

El PED y la fórmula Godoy: C=MP+D-RC+I

En marzo pasado cuando llegamos al gobierno de Jalisco recibimos un barco cuya ruta cumplía las arbitrariedades de unos cuantos; nosotros en cambio, buscamos un destino de beneficio común. Hoy con el Plan Estatal de Desarrollo 2013-2033, podemos decir que en Jalisco ya hemos definido la ruta de navegación, ésta es planeada no desde el gobierno ni para el gobierno, sino por los ciudadanos y para los ciudadanos”.

Lo anterior lo dijo ayer el gobernador priista Jorge Aristóteles Sandoval al lanzar una dura crítica al gobierno panista de su antecesor, Emilio González Márquez, en el marco de la presentación del PED.

Si el discurso no queda en retórica, este plan de navegación compromete al gobierno del estado a fijar como su prioridad, como su meta principal el combate frontal a la corrupción.

Como MILENIO JALISCO publicó en su edición del martes pasado, una encuesta de percepción ciudadana incluida en el PED señala que los jaliscienses ven en la corrupción el principal cáncer de su estado y 52 por ciento afirma no confiar en el manejo de los recursos públicos de la clase política y gubernamental.

En este tema, la palabra de Aristóteles está empeñada desde que era candidato, primero, y ya como gobernador electo, después. Ayer ratificó de forma implícita este compromiso al asegurar que la carta de navegación del barco cuyo timón está en sus manos, la diseñaron los ciudadanos y no las arbitrariedades de unos cuantos, ni su gobierno.

Alentador, sin duda, el posicionamiento discursivo, pero urgen acciones que lo apuntalen, que le den sustancia.

Para ello además de acelerar la documentación de los desfalcos encontrados y asegurarse de que los integrantes de su gabinete no incurran en los mismos excesos, el gobierno actual debe desmantelar la trama corrupta que se representa en toda su dimensión con lo que podemos llamar la fórmula Godoy, por todos los cuestionamientos acumulados por el aún titular de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco. Los factores de la fórmula son: C corrupción; MP monopolio del poder; D discrecionalidad; RC rendición de cuentas; e I impunidad.

Sin duda, la falta de confianza de los ciudadanos en el manejo de los recursos públicos por parte del gobierno se debe a una fiscalización sin credibilidad.

Las condiciones en las que opera Alonso Godoy Pelayo encajan perfectamente en esta fórmula con la que los expertos definen la corrupción, y a la que yo simplemente añado el factor de la impunidad.

Así, podemos leer, que la corrupción es igual al grado de monopolio de poder (+) el nivel de discrecionalidad(-) la dosis de rendición de cuentas (+)el grado de impunidad.

Si Godoy tiene un monopolio de poder absoluto, discrecionalidad total, cero rendición de cuentas e impunidad completa, está claro por dónde debe se debe empezar a cumplir el PED.

Veremos.

http://twitter.com/jbarrera4