Radar

"La Tuta", en Morelia, "El Z-42", en MTY… ¿El "Mencho", en Jalisco?

El sábado 25 de agosto del 2012 se registró en nuestra entidad la que se mantiene como la jornada más violenta desatada por el narco en la historia local.

Fue aquel fin de semana de terror y de agresión directa a la ciudadanía cuando después del secuestro de 36 unidades del transporte público y autos particulares, se padecieron 23 bloqueos en distintos puntos de la zona metropolitana y en 16 municipios de la entidad.

El domingo 26 hubo otros seis narcobloqueos y el martes siguiente el entonces secretario de seguridad pública y hoy Fiscal General, Luis Carlos Nájera, explicó que esas agresiones fueron ordenadas por Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación,  para poder huir de un operativo de la policía federal en Tonaya, en una refriega que dejó 6 sicarios muertos.

Desde aquella fecha y hasta hoy Oseguera Cervantes no ha hecho más que consolidar su poder corruptor, y las efímeras detenciones y sospechosas liberaciones de su hijo y de su suegro, lejos de debilitarlo parecieron fortalecerlo, al grado que funcionarios del gabinete de seguridad nacional lo ubican como el nuevo objetivo prioritario del gobierno federal, luego de las detenciones de Servando Gómez Martínez LaTuta, líder de los Caballeros Templarios, el viernes pasado, y de Omar Treviño Morales El Z-42, cabeza de Los Zetas, detenido ayer en San Pedro Garza García, Nuevo León, el municipio más rico de México.

Por ello, y para monitorear sus movimientos, han instalado en territorio jalisciense bases de operación mixtas, conocidas como “BOM”, en las que coordinan acciones el Cisen, la PGR, la Policía Federal, el Ejército, la Marina y en ocasiones la Fuerza Única Jalisco.

Las principales bases están en las regiones sur y sureste del estado, en municipios como Tonaya, Unión de Tula, Tuxcacuesco, Tolimán, San Gabriel, Tapalpa y Sayula, así como en municipios de la Costa  y la región Ciénega, donde en la última visita del Presidente Enrique Peña el año pasado, el Estado Mayor hizo detenciones de las que obtuvo información de la mafia que domina la zona.

Las labores de patrullaje y de investigación para dar con el paradero de El Mencho se han concentrado también en estos municipios porque ahí se concentra el 80 por ciento de los casos de desapariciones, tema en el que Jalisco está en segundo lugar.

En las bases de operación mixta tienen también ya indicios de los alcaldes y los jefes policiales que  podrían estar dando protección a los líderes del CJNG, por lo que pronto podría haber noticias al respecto y sobresaltos que ojalá no degeneren en la zozobra que sufrió el estado en el 2012 que se les fugó el hombre que es hoy el más buscado por el gobierno federal.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4