Radar

Miente Hacienda o miente la Sepaf

Despejar esa incógnita y no dejarla ahí como si nada pasó se puede convertir en una buena muestra de la voluntad tanto del gobierno federal como del gobierno estatal para demostrar de qué tamaño es su convicción por la transparencia y la rendición de cuentas, ahora que se entrará de lleno en la Cámara de Diputados al debate para la construcción de un sistema nacional para combatir la corrupción y la impunidad.

Uno y otro tema se relacionan porque la discrecionalidad en el manejo de los recursos públicos, multiplica las posibilidades de desvíos y corruptelas , y de eso sobran pruebas y evidencias.

Y justo estamos ante un problema de opacidad en el manejo del erario en la historia que nos presenta hoy mi compañera Sonia Serrano, ya que ni la Secretaría de Hacienda del Gobierno Federal, ni la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas del Ejecutivo estatal aceptan haber sido los que definieron los criterios y el reparto de recursos a municipios de Jalisco del fondo de Contingencias.

Y eso no es lo peor. El caso se agrava porque no solo lo niegan, sino que de la dependencia federal aseguran que ellos sólo mandaron el recurso y fue en el gobierno estatal donde definieron los municipios y el monto que se asignaría a cada uno de ellos.  Mientras que en las oficinas de la Sepaf sostienen que ellos solo distribuyen los recursos en las cantidades y en los municipios que les dictaron desde la SHCP. Es decir, se contradicen olímpicamente.

Para que no quede duda de sus diferencias ambas dependencias exponen sus versiones por escrito. La SHCP primero en un documento emitido el 27 de noviembre pasado, firmado por la titular de la unidad de enlace, Pola Strauss Seidler.  Tres semanas después hizo lo propio la Sepaf en un oficio con fecha 19 de diciembre firmado por Edgardo Torres Durán, encargado del despacho de la dirección jurídica y de la unidad de transparencia. Del origen y los detalles que se contienen en estos documentos se da cuenta en la nota que le presentamos como principal en la edición de hoy.

La pregunta obligada es, pues, quién miente en el caso de la distribución de este fondo de más de 213 millones de pesos que se hizo el año pasado a 29 municipios. Si en este caso ni la SHCP ni la Sepaf quieren aceptar la responsabilidad de la asignación y el reparto, ¿cuántos otros casos de discrecionalidad y opacidad similar hay en el flujo de recursos del gobierno federal al estatal?

Tema aparte será saber qué municipios fueron los beneficiados y cuál fue el monto asignado a cada uno de ellos, y quién y cuáles fueron los criterios para seleccionarlos a esos y no a otros.

Veremos.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4