Radar

Medina Mora: un discurso eficaz pero demasiado correcto

Si el año pasado, en la LX Asamblea Anual de la Coparmex Jalisco, su presidente José Medina Mora planteó, con inmejorable oportunidad, como tema central la importancia de la reconstrucción del factor confianza, por la grave crisis de credibilidad que estalló en aquel momento del México de las casonas de la pareja presidencial y de poderosos secretarios, ayer no se quedó atrás, al colocar el combate a la corrupción y la impunidad como el eje articulador de la jornada en la que en la LXI Asamblea fue reelecto un año más al frente del sindicato patronal más grande y fuerte de México, según dijo su líder nacional, Gustavo de Hoyos Walther.

Además del excelente timming, Medina Mora inyectó eficacia y persuasión en su discurso. Así, aprovechó la influyente y potente tribuna del también llamado Centro Empresarial de Jalisco, para lanzar el reto al Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, de convertir a Jalisco en el quinto estado de la República en donde él y todos sus secretarios y secretarias presenten su declaración #3de3. Esta iniciativa que empujaron organizaciones de la sociedad civil como Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano por la Competitividad (IMCO) en el pasado proceso electoral como reto para los candidatos, y que ahora se pretende elevar a rango constitucional a través de una iniciativa que respalden firmas de ciudadanos, para obligar no sólo a aspirantes sino a todo funcionario a presentar públicamente su declaración patrimonial, de impuestos, y de las actividades o negocios que puedan provocar algún conflicto de interés en su eventual ejercicio de gobierno.

Presente en la reunión en la Expo, el mandatario aceptó el reto minutos después, cuando en su mensaje al empresariado jalisciense, se comprometió a que en este mes que están obligados a actualizar su declaración patrimonial, él y su equipo lo hagan bajo los lineamientos de la propuesta de Ley 3de3.

Pero esa eficacia y contundencia, hizo también ver demasiado correcto el resto del mensaje del líder patronal de Jalisco cuando con toda razón planteó que así como en los 70 se reclamaba la alternancia en el poder y el respeto al voto; en los 80 la inflación de hasta tres dígitos; la opacidad del Banco de México; y la falta de transparencia en el gobierno en general, hoy el gran objetivo y aspiración es abatir tanta corrupción e impunidad.

Los eufemismos, define el diccionario de la lengua de la Real Academia Española, son "manifestaciones suaves o decorosas de ideas cuya recta y franca expresión serían duras o malsonantes".

El grado de pudrición que tanta corrupción, pero sobre todo tanta impunidad, han provocado al Estado de Derecho, nos obligan a los discursos duros y directos, incluso malsonantes y con nombres de los casos pendientes de resolver y sus responsables, en la ya larga lista de denuncias de corruptelas que duermen en la Fiscalía General. Ojalá pronto se escuche ese tono de esa poderosa tribuna del empresariado. Dejar tanta corrección es indispensable para lograr esta aspiración generacional, vital para el futuro del estado y del País.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com