Radar

Legislatura LX: impresentable y enlodada

Más allá del anecdotario del absurdo político en el que quedará la compra de “botas para no enlodarse”, y “los rastrillos para aparecer presentables” con recursos públicos del Congreso, como la más acabada expresión de cinismo y ofensa a la inteligencia de los ciudadanos, el episodio conocido ya como el de los #diputampones, colocó ya a la Legislatura LX en franco camino a su pudrición.

Comparto aquí algunas de las comunicaciones que llegaron a esta columna a propósito del Radar de ayer titulado #dipu-T(h)ampones por la opacidad y abusos en el ejercicio del gasto destinado a operar sus supuestas casas de enlace:

“Es cierto, deberían desaparecer el rubro de las casas de enlace, los diputados ya ganan lo suficiente como para que todavía se les den mas de 90 mil pesos para gastarlos a su conveniencia. Lo que me parece mal, que ahora los diputados de Movimiento Ciudadano hagan esa propuesta (…), los directores que deberían hacer esa chamba son precisamente impuestos por MC, y aún contando con listado de aviadores no han hecho nada, se han prestado abruptamente a la corruptela y protección de los aviadores. No me agrada la doble moral con la que se presentan ellos, y no me agrada tampoco la actitud de los diputados de seguir despilfarrando recursos”, comenta el señor Rubio.

Por su parte Jesús Murillo Camacho señala: “Siempre se dan los excesos entre los diputados; ¡ mi hijo quiere ser diputado! ¿cuándo se acabará la impunidad en el Congreso del Estado de Jalisco? Hasta que se les señalan las irregularidades, ya quieren enderezar el barco y creo que debería de haber sanciones al respecto”.

David Gómez Alcalá me cuestiona:

“¿Cómo que podrían degenerar dipu-T(h)ampones Jaime? Desde hace muchos años que los que llegan ahí son unos hampones hechos y derechos”.

El señor Aman se cuestiona:

“Sigo sin entender por qué hay tantos diputados, si a nivel federal los plurinominales deberían de desaparecer, a nivel estatal mucho más, todos son una bola de ratas, eso de la representatividad termina sirviendo de nada...”.

Una más. “De cualquier manera y por el lado que se vea el Congreso del Estado está cooptado por una runfla de hampones. Desde hace mucho, pero mucho tiempo ya no es el Congreso, ahora es una cueva......La de Alí Babá solo que con más de 40 ladrones”, señala quien firma como Vendibleatom.

Esa es sólo una muestra del repudio popular que ha provocado la opacidad y el abuso en el que los diputados han incurrido en el gasto de los recursos destinados en teoría a sus casas de enlace, y que se radicalizó ayer con los tragicómicos argumentos de los diputados que quisieron salir a justificarse.

Pero están peor los diputados que no han entregado factura alguna. El diputado Joaquín Portilla, el de la compra de los tampones, ayer renunció a los más de 90 mil pesos mensuales por este rubro, con lo que se suma Celia Fausto y Miguel Castro que desde el principio de la Legislatura renunciaron a ellos. ¿Los otros 36 cuándo? ¿Quién más dice yo?

twitter: @jbarrera4