Radar

Kumamoto a escena

A cuatro meses de iniciada la LXI Legislatura, y luego de que su más notorio acto fue el cumplimiento de la promesa de donar el 70 por ciento de su sueldo para impulsar proyectos comunitarios, el primer diputado local independiente de la historia política de Jalisco, Pedro Kumamoto, parece haberse encanchado y estar listo para adquirir un protagonismo más acorde a la expectativa que generó su llegada a un Poder Legislativo devaluado por años de desprestigio, corrupción y opacidad.

Recién llegado de Londres, a donde lo invitó la Embajada de la Gran Bretaña para participar en la Iniciativa Liderazgo México Reino Unido, donde jóvenes de ambos países del sector público y privado intercambiaron experiencias y se capacitaron para incidir en las políticas públicas de sus gobiernos, Kumamoto convocó a una serie de foros sobre figuras de participación ciudadana, en su carácter de presidente de la comisión legislativa de ese tema.

La apuesta del diputado independiente es que expertos en temas de candidaturas independientes, revocación de mandato, presupuestos participativos, gobierno abierto, y de figuras como el plebiscito, el referéndum y la iniciativa ciudadana nutran las cinco propuestas que sobre estos instrumentos de empoderamiento ciudadano han presentado el Partido Acción Nacional, Nueva Alianza, el Partido Movimiento Ciudadano, el Gobierno del Estado y el propio Kumamoto, para no dejarlos sólo en la lógica del debate de los partidos políticos en el Congreso.

"Me propongo llevar las conclusiones de estos foros a la Junta de Coordinación Política y a las comisiones para que se decida conforme a resoluciones técnicas y no sólo por disputas de poder, o de grilla", me dijo en MILENIO RADIO.

Más allá de este esfuerzo legislativo abierto, destaco de la salida a escena de Kumamoto dos aspectos, por ser a lo que fue llamado y llevado por sus 57 mil electores al Congreso: romper con los acuerdos cupulares partidistas, en lo oscurito, en detrimento de los intereses de la ciudadanía que dicen representar.

El primero tiene que ver con el auténtico esfuerzo de austeridad con el que organizó estos foros y qué bueno sería que se convierta en una política para el resto de sus compañeros.

"No hemos pagado ningún boleto de avión, ningún tipo de remuneración a los ponentes, en lo único que se ha invertido es en insumos para el mismo foro, materiales de oficina y de difusión, pero hasta ahí. Hemos logrado hacer convenios con diversas organizaciones que ya tenían previsto invitar a ciertos ponentes y eso nos ha permitido evitar que el Congreso del Estado haga erogaciones. Estamos haciendo un esfuerzo para entrar en la total y completa austeridad, creo que es lo más consecuente con el estado de cosas que vivimos en nuestro país", me comenta el diputado por el Distrito X.

El segundo aspecto tiene que ver con la agenda anticorrupción y el papel que jugará Kumamoto en un primer tema muy concreto: el futuro del Fideicomiso que ordenó crear la pasada Legislatura para blindar alrededor de 100 millones de pesos y destinarlos al pago de laudos, que sus compañeros quieren cancelar.

"Vamos a tomar la mejor decisión para el Congreso", promete Kumamoto. Veremos.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com