Radar

Internet para parar el boomerang en el Poder Judicial

Al menos en el discurso, el presidente del Poder Judicial en Jalisco, Luis Carlos Vega Pámanes, actuó rápido y atajó el boomerang que amenazaba con echar abajo el plan anticorrupción que desde hace más de un año aplica el Consejo de la Judicatura en los juzgados jaliscienses.

Ayer planteé aquí que tras darse a conocer que esta estrategia por tratar de redignificar la desprestigiada figura del juez, ha provocado ya el cese de cuatro juzgadores, sanciones a 47 y denuncias contra 264 más, surgieron voces dentro y fuera del Poder Judicial que cuestionaban la autenticidad del ejercicio.

La sorpresa que se llevó el jefe policial de Lagos, Juan Carlos Rodríguez, al enterarse de la destitución del juez de ese municipio, del que nunca conocieron una “mala actuación” y voces de jueces que se quejaron de la poca transparencia y discrecionalidad con la que se realizan las investigaciones y se aplican las sanciones, fueron algunas de las reacciones negativas al programa contra las prácticas deshonestas que presumió esta semana el también titular del Supremo Tribunal de Justicia.

El reclamo es que los investigados no saben si la denuncia vino de los usuarios de los servicios de justica, es decir, abogados de acusados o acusadores, o viene de oficio y por iniciativa de alguno de los integrantes del Consejo de la Judicatura o de algunos de los magistrados.

La preocupación de los jueces y sus equipos es que en esta opacidad, el plan anticorrupción, más que a combatir las innegables malas prácticas que se dan en muchos de los juzgados, se preste a perseguir a los juzgadores y funcionarios incómodos y que no se someten a tramas corruptas implementadas por algunos consejeros y magistrados, que trabajan en conexión con personal carcelario.

Para tratar de disipar estas dudas y sospechas, Vega Pámanes ofreció publicitar en Internet todos los expedientes contra los jueces, en los casos en que estén “totalmente resueltos” los litigios.

“Hay veces que se nos pregunta los nombres de estas personas, pero no podemos porque en estos asuntos muchas veces se amparan y el juez de distrito les da la suspensión para que las cosas se mantengan en el estado que guardan. Si nosotros alteramos o movemos o ponemos en la página del Consejo ese nombre con esa sanción, estaremos violando la suspensión”, se justificó en el caso de los litigios en proceso.

Insisto en que combatir la impunidad y la corrupción en el Poder Judicial, no solo es un acierto sino debe ser una prioridad, pero todos debemos cuidar que se expulse a los deshonestos y permanezcan los que tienen la convicción de recuperar la confianza ciudadana en los jueces y la certeza jurídica en Jalisco para darle más competitividad.

La rápida respuesta de Vega Pámanes sirve al menos para dar el beneficio de la duda a este programa de combate a la enraizada corrupción en la impartición y la administración de la justicia.

Veremos.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4