Radar

"#Gentleman-Auditor" se mofa de diputados otra vez

Ayer escribí aquí que pese a la eventual inhabilitación de Elisa Ayón, mejor conocida como la #LadyRegidora, no hay un avance real en el combate a la impunidad ni a la corrupción, y la mejor prueba de ello es el caso del #Gentleman- Auditor, Alonso Godoy Pelayo, aún titular de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco.

Planteé que lo de Ayón es sólo una revancha política, que se operó en el Congreso del Estado donde extrañamente y por primera vez la Comisión de Responsabilidades actuó con agilidad y eficacia para castigar a quien por sus desfiguros atentó con el sistema de componendas que domina en nuestra clase política.

Insisto, es la mala y no la buena política la que fue por Ayón. Como también es la mala política la que por enésima ocasión blinda al fiscalizador mayor del estado, por ser en realidad el más celoso guardián de sus tramas corruptas, en las que está directamente involucrado.

Porque los mismos diputados que están siendo implacables y contundentes contra #LadyRegidora, se muestran sumisos y hasta temerosos de hacer cumplir los propios acuerdos que ellos toman para pedir la salida o llamar a cuentas a un auditor que los ignora olímpicamente sin que nadie mueva un dedo. 

En noviembre de 2012, cuando llegaron al Congreso y lo llenaron de demagogia al prometer que serían la Legislatura que cambiaría la historia de abusos, impunidad y corrupción del Poder Legislativo, votaron de forma unánime por pedir la salida del auditor por falta de confianza por sus complicidades. El auditor sigue en su cargo y los diputados sometidos.

El 5 de diciembre pasado el Pleno del Congreso aprobó citar para febrero al cuestionado auditor para que previa entrega de información del caso, compareciera sobre el terreno que adquirió y la construcción del edificio que será la nueva sede de la ASEJ.

La decisión de llamarlo era para que respondiera sobre los documentos que muestran que el terreno está en litigio, que se compró a sobreprecio y de cuyas características nunca consultó a nadie en una obra de casi 40 millones de pesos.

A 48 horas de vencer el plazo para que lo citen en el Congreso en la mesa directiva que encabeza el diputado priista, Héctor Pizano, parece no correrles ninguna prisa, y prácticamente ignoraron el tibio reclamo que hizo ayer Guillermo Martínez Mora, el diputado panista que propuso llamarlo a rendir cuentas.

Todo indica que el #Gentleman Auditor volverá a mostrar que las irregularidades que les ha encubierto a políticos y funcionarios de todos los partidos lo hacen intocable.

En las que serán las faraónicas oficinas de Godoy, que se alza como un monumento a la impunidad en la Avenida Niños Héroes, se leen ya en todo lo alto, las siglas de una ASEJ en la que nadie cree. Un gigante y mudo testigo de la más reciente burla del auditor a la LX Legislatura. La de los diputados “del cambio”.

http://twitter.com/jbarrera4