Radar

Que Gabriel no se sume a la lista 

Me conmovió profundamente el llamado que hizo ayer a través de MILENIO RADIO, Don Gabriel de la Peña Santacruz, quien con la voz entrecortada, esa que sale de la tristeza y la ira, que se quiebra de la desesperación y de la impotencia, y también de la incertidumbre que mata lentamente, para clamar ayuda para encontrar a Gabo, su hijo de 19 años, del que no sabe nada desde el jueves pasado.

“Estoy devastado y quisiera pedir la ayuda de todos…mi hijo está extraviado…las autoridades nos han tratado bien…hay mucha gente buena que se ha solidarizado con nosotros….”, me dice Don Gabriel hasta que estalla en sollozos.

Toma aire y continúa:

“Estoy agradecido y estoy viendo que efectivamente…hay muchas personas buenas…en este país…y espero tener…que me den…pues una señal… que nos hablen…que nos digan dónde está…que nos lo regresen, si ese es el caso”, implora.

Cierra con un desgarrador mensaje a su Gabo, con la fe de que lo esté escuchando:

“Hijo...te amo… te extraño…ya regresa por favor”.

Don Gabriel, la madre de Gabo y toda su familia sufren su ausencia y la ignorancia de su paradero desde el pasado 20 de agosto que salió a las 7:45 de la mañana de su casa en El Colli. Como todos los días iba a su trabajo como programador de diseño textil, de donde al terminar la jornada se trasladaba a las seis de la tarde a la UNIVA donde cursaba el primer cuatrimestre de ingeniería industrial.

Su dolor nos debe estremecer e indignar a todos, para visibilizar nuevamente un lastre que tiene en vilo a miles de familias jaliscienses, por ser nuestra entidad una de las que más ha dejado crecer este delito que roba para siempre la tranquilidad de la víctima y sus seres cercanos.

Prueba de ello es que hace apenas unos días, antes de este lamentable caso, el nuevo Fiscal, Eduardo Almaguer, prometió revisar la lista de más de dos mil historias de desaparecidos que encontró en la dependencia. Incluso anunció que con brigadas de voluntarios había iniciado la visita a cada domicilio de los denunciantes, que había permitido una depuración inicial de un centenar de casos de personas ya localizadas.

Su antecesor Luis Carlos Nájera, también tuvo que entrarle a este grave problema en junio de 2013 que hizo crisis, y que obligó a destrabar la implementación de la Alerta Amber, que desdeñó la Administración de Emilio González Márquez desde 2011 cuando en la XXV Asamblea le ofrecieron adaptar a Jalisco este protocolo social para actuar como comunidad en caso de desapariciones de menores.

Incluso intentaron una primera depuración porque estaban convencidos de que lo que motivó el rechazo de suscribir los protocolos de la Alerta Amber, fue el desorden y la superficialidad con la que fueron registrando en la antigua Procuraduría de Justicia del Estado, los presuntos casos de desapariciones.

Ojalá en este segundo intento se logre por fin seguir cada uno de los casos y tomar acciones que eviten su crecimiento. Pero por hoy la urgencia es ayudar entre todos a que Gabriel no se sume a la lista y regrese sano y salvo a casa.


twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com