Radar

Fiscalía vs Poder Judicial: 3er round

La liberación de diez homicidas y secuestradores confesos, que dimos a conocer en nuestra edición de ayer, enfrentó por tercera ocasión en menos de un año, al Fiscal General, Eduardo Almaguer, con magistrados y jueces del Poder Judicial.

Al igual que en junio pasado, las críticas del Fiscal se centran en los tres magistrados de la Sexta Sala de lo Penal del Supremo Tribunal de Justicia, que preside Celso Rodríguez González, quien estuvo al frente del Poder Judicial del 2005 al 2012, y de sus compañeros Esteban Robles Chávez y Manuel Higinio Ramiro Ramos (quien por cierto fue uno de los tres magistrados, que conoció el Toca Relativo al proceso instruido en contra de Luis Carlos Vega Pámanes por los delitos cometidos en 1984 en agravio de María Dolores Guzmán de Salazar. El descubrimiento el mes pasado de esta sentencia condenatoria en materia penal por los delitos de homicidio imprudencial, daño a las cosas y lesiones, provocó la caída como presidente del Poder Judicial de Vega Pámanes, y su posterior renuncia como magistrado. Los otros dos magistrados que conocieron de este caso, fueron Fernando Flores Gómez, ex delegado de la Procuraduría General de la República en Jalisco, y hoy abogado defensor de Sergio Kurt Schmidt Sandoval, detenido en Zapopan acusado de ser operador financiero del Cártel Jalisco Nueva Generación; así como por Verónica Martínez Espinoza, ex senadora interina mientras Arturo Zamora Jiménez, ocupó el cargo de Secretario de Gobierno en Jalisco).

De hecho el primer desencuentro entre la Fiscalía y el Supremo Tribunal de Justicia, se dio a fines del año pasado, cuando se desató todo un intercambio de señalamiento entre Vega Pámanes y Almaguer. La causa en aquella ocasión fue la queja por la liberación y reducción de penas de individuos considerados altamente peligrosos y que eran parte del Cártel Jalisco Nueva Generación. Esa inconformidad quedó plasmada en una denuncia que levantó el 9 de diciembre pasado el entonces Fiscal Central, Rafael Castellanos, en contra de Mónica Patricia Íñiguez Soto, Juez Segundo de Ejecución de Penas del Primer Partido Judicial, por considerar indebido que el 30 de noviembre, se otorgara la reducción parcial de la pena y de libertad condicional al sentenciado Ricardo Silva Arreola, alias El Toro.

Esta vez, la Fiscalía cuestiona también las liberaciones dictaminadas en la Décima Sala Especializada para Adolescentes que integran los magistrados Antonio Fierros Ramírez, Sabás Ugarte Parra y Federico Hernández Corona, quien preside la sala.

Estas nuevas acusaciones de malas prácticas y corrupción que denunciarán ante el Consejo de la Judicatura contra estos magistrados, y en la propia Fiscalía, coinciden con la crisis institucional que padece el Poder Judicial tras el escándalo que provocó la salida de Vega Pámanes, que sin duda hace más urgente que nunca una profunda revisión del funcionamiento de este Poder, como ya lo demandaron empresarios para sacarlo de la opacidad y discrecionalidad en que opera.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4