Radar

Por Fernanda ojalá en Vallarta retomen la ruta

Como lo consignamos en nuestra edición de ayer, este lunes se cumplieron dos años de la muerte de María Fernanda Vázquez, quien fue arrollada junto con otros 19 estudiantes que esperaban el camión a las afueras de la Preparatoria 10 de la UdeG.

Lo primero que habrá que lamentar es la impunidad en la que permanece el caso, y que ninguna autoridad haya dado seguimiento para deslindar responsabilidades y que la empresa transportista indemnizara a la familia de la joven estudiante y del resto de los lesionados. Si eso pasa con este incidente que tuvo máxima publicidad, qué se puede esperar de las decenas de víctimas del transporte público que se han sumado y que no ganaron esos espacios en los medios por no haber sido atropellados a las afueras de un centro universitario.

Lo otro que habrá que reprobar es que no se haya podido seguir la ruta hacia la modernización del transporte que marcó esa tragedia, y que relanzó esta promesa prioritaria, cumplido el primer año de la actual administración estatal. Vino en aquel momento una contundente reacción del gobierno de Aristóteles Sandoval que no se había tenido ante ninguna de las más de mil 100 muertes ocasionadas por unidades del transporte público que se habían registrado en las últimas dos décadas: se intensificaron operativos, se revocaron concesiones, se cancelaron rutas completas y se redujo la tarifa de 7 a 6 pesos.

Desgraciadamente aquellas buenas decisiones no pasaron de un atinado manejo de la crisis, y la ruta pareció perderse: prueba de ello fue el relevo el año siguiente del primer secretario de Movilidad, Mauricio Gudiño, quien fue reemplazado por Servando Sepúlveda; y que a dos años de aquel incidente apenas 20 por ciento de las rutas estén verificadas, que no se haya concluido el padrón de transportistas, que no haya avance en el reordenamiento de rutas y menos en el paso del modelo de hombre-camión al de ruta-empresa.

Por este estancamiento, es una buena noticia por donde se le vea, los avances registrados en Puerto Vallarta, donde guardando las proporciones, la problemática del transporte es tan crítica como en la ZMG. De entrada, las tres empresas transportistas y los concesionarios individuales aceptaron ya formar una nueva y única empresa de transporte, sacar 150 unidades de circulación para dejar 300 nuevos camiones, con rutas reordenadas. Permitieron ya la revisión del total de las unidades y el padrón que aquí no se ha logrado. Se han capacitado a 400 de 800 choferes y se trabaja ya en la norma de calidad en el servicio, y la norma de recaudo, para definir tarifas y la tecnología para los sistemas de prepago. Un proceso que contemplan concluir en el primer semestre de 2017 y que buscan sea la locomotora que jale los cambios en la Zona Metropolitana.

Si ya se falló en honrar la memoria de la joven María Fernanda en aquella ocasión, ojalá ahora que se cumplen dos años de su muerte, las autoridades lo hagan sacando su caso de la impunidad y retomando el rumbo de la modernización del transporte concluyendo lo que empieza a tomar forma en Vallarta y aplicándolo a la brevedad en el AMG.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com