Radar

Explotación al volante confirmada

Hace dos semanas planteé aquí que había llegado la hora de los choferes del transporte público. Confirmo hoy esa convicción con el balance que dio a conocer el martes  el secretario del trabajo, Eduardo Almaguer, sobre la realidad laboral que ha encontrado entre los operadores.

Comenté aquí en aquella ocasión, que por los más de mil decesos que se registraron en la zona metropolitana de Guadalajara en accidentes que involucraban a unidades del transporte público en las últimas dos décadas, ese mismo tiempo nos la pasamos satanizando a los choferes sin tomar en cuenta las condiciones de explotación laboral en las que operaban.

Pues bien, esa explotación laboral que ya nos imaginábamos quedó plenamente documentada con el trabajo que hizo la secretaría del trabajo, y el panorama deja muy mal parados a las empresarios del transporte público, al señalar que más del 90 por ciento de sus choferes carecían de seguridad social.

A casi un mes de que los transportistas se comprometieron a renovar los contratos y garantizar los derechos laborales de los choferes, y pese a la expectativa de la autoridad que estos compromisos se cumplieran en  un 90 por ciento de los 10 mil trabajadores del volante, muchos choferes siguen trabajando en condiciones leoninas.

Por ello, la secretaría del trabajo llamó a los choferes a denunciar el incumplimiento de los empresarios del transporte a los que se les aplicarán multas de hasta dos mil 500 salarios mínimos.

Por los acuerdos firmados el 20 de marzo pasado,  los transportistas deben pagar un salario fijo, ofrecer las prestaciones de ley y dar mantenimiento a las unidades, cosa que muchos tampoco han cumplido. Según las cifras que dio a conocer Almaguer  hace dos días, 90 por ciento de los mil 477 camiones revisados, no estaban en condiciones óptimas para prestar el servicio.

Urge también, por lo tanto, que por primera vez en su historia los sindicatos vean por sus agremiados, cosa que nunca ha ocurrido porque simple y sencillamente muchos de los dirigentes obreros son a la vez propietarios de muchos de los camiones en servicio.

La modernización del transporte pasa por sacar a los choferes de estas condiciones de explotación y del modelo caduco de transporte hombre-camión que los obliga a cumplir largas jornadas de trabajo, en camiones en malas condiciones y con esquemas de pago que los obligan a disputarse el pasaje, provocando numerosos accidentes y víctimas.

Si  bien el tema del transporte sigue estando en el centro de la agenda del gobierno estatal, y esta semana lanzó ya la primera ruta modelo que va de Tesistán a Periférico Norte, es claro que se debe apretar y ejercer mano dura contra los empresarios que se resisten a mejorar las condiciones laborales de los choferes. Lo dicho, es su hora.

http://twitter.com/jbarrera4