Radar

Drenajes sí, ¿estudios? Ya existen  

Serán los próximos alcaldes de los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara los que se convenzan por fin de la rentabilidad política de evitar inundaciones? Me pregunté aquí apenas en junio pasado cuando arrancaba el temporal de lluvias, en el Radar que titulé **Inundaciones impunes.

Planteé ahí la urgencia de que la clase política y gubernamental local priorizara presupuestalmente la construcción de drenajes y colectores, ya que la ciudad colapsaba cada vez con menos lluvia y en menor tiempo por la falta de infraestructura hidráulica, por la miope y muy electorera visión de que las obras “enterradas” son poco redituables políticamente.

Esta mediocre postura llevó a posponer por décadas inversiones indispensables para la renovación de los viejos drenajes y la instalación de los colectores pluviales que exigían las nuevas áreas urbanizadas de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“Esa irresponsabilidad”, escribí, “ha degenerado en cada vez más frecuentes, numerosas y severas inundaciones y hundimientos (…), que paralizan la ciudad y que cada día son más costosas y de riesgo para los ciudadanos (…) causando muertes y cientos de casas y vehículos dañados. ¿Quién responde por esas afectaciones al patrimonio que sufren, como casi todos los lastres, más los que menos tienen?”.

Ayer que charlé en MILENIO RADIO con Clemente Castañeda, el jalisciense líder de los diputados federales del Partido Movimiento Ciudadano y quien encabezó las gestiones para conseguir a los 24 alcaldes naranjas la cifra récord de mil 200 millones de pesos, confirmó que de esa suma, 80 millones serán para estudios de diagnóstico y proyectos ejecutivos para el Programa Integral de Manejo Pluvial y Mitigación de Riesgos del Área Metropolitana de Guadalajara, que dijo, les exige la Comisión Nacional del Agua para destinar luego más recursos. Recordó además que hay ya recursos estatales comprometidos para 2016 por más de 900 millones de pesos para este tema.

Sin duda la noticia es buena, pero podría ser mejor si esos 80 millones de pesos se van directos ya a las obras y se convence a la CNA que se pueden aprovechar estudios ya realizados.

En 2013, por ejemplo, el SIAPA hizo estudios y proyectos que dieron forma a un Programa Multianual de Inversión de Obras por 7 mil 500 millones: 5 mil mdp para cambiar los mil 800 kilómetros de redes de agua que estaban en aquel entonces a punto de cumplir su vida útil, y que representaban casi el 30 por ciento del total del drenaje de la ciudad; y  para erradicar las cada vez más paralizantes inundaciones, 16 obras de colectores pluviales, que costaban 2 mil 500 mdp.

De cualquier forma es alentador que los nuevos alcaldes metropolitanos lleguen con una mayor visión de futuro y estén decididos a empezar a resolver de fondo este problema y rompan con la inercia de las posturas reactivas de sus antecesores que sólo aumentó el número de damnificados cada tormenta, que costaron 600 millones de pesos anuales tan sólo en la reparación de daños. Enhorabuena.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com