Radar

Deuda Pública: la amenaza persiste

El miércoles pasado, el primer día del 2014, enlisté aquí los 10 temas que advierto como prioritarios en la agenda pública de Jalisco este año que cumple hoy la primera de las 52 semanas que lo conforman: 1.- Cruzada contra la corrupción; 2.- Combate a la pobreza; 3.-Transporte Público; 4.- Fuerza Única de Jalisco; 5.- Agua potable; 6.-Gobierno Verde; 7.-Instituto Metropolitano de Planeación; 8.-Deuda pública; 9.-Ciudad Creativa Digital; y 10.-Educación.

Considero que en la medida que avancemos como comunidad en estos temas (algunos en manos de las autoridades, pero otros que dependen de la presión y la exigencia ciudadana que se logre), se alcanzará una mejor calidad de vida y mejores niveles de convivencia.

En las últimas tres entregas de este RADAR argumenté el por qué de los primeros siete puntos. Hoy retomo la agenda que viene en lo que respecta a la deuda para concluir mañana con la Ciudad Creativa Digital y los retos en materia educativa.

8.- Sin duda el tema de la deuda pública debe ser en Jalisco una prioridad para terminar con la cómoda y nociva salida de muchos gobernantes para seguir engordando nóminas y dilapidando recursos que llevan a la quiebra a sus administraciones.

Como se sabe, en la última administración panista que encabezó Emilio González Márquez se cuadruplicó la deuda de la entidad al quedar en poco más de 17 mil millones de pesos. Pero el caso de los municipios también es alarmante. Si se suma la deuda de los créditos contratados por los alcaldes la deuda asciende a más de 12 mil millones de pesos, eso sin contar los proyectos públicos-privados, como el contratado por Tlajomulco que también compromete pagos a largo plazo.

La contratación de deuda no es mala en sí misma, pero lo que se ha visto en la mayor parte de estos endeudamientos es que los beneficios para las comunidades no se ven claros, y más bien se han manejado con despilfarro y corrupción.

Por esa razón en este 2014 es urgente que se diseñen más controles para evitar que los alcaldes o los gobiernos estatales se endeuden a discreción.

En ese sentido, la iniciativa enviada por el ejecutivo al congreso para una nueva Ley de Deuda Pública, es un buen paso para regular la contratación de deuda ya que le quita a los alcaldes esa facultad y les obliga el aval del gobierno estatal. Es positiva también porque permite la renegociación de esas deudas en mejores condiciones a las actuales. Sin embargo, la propuesta de ley plantea que el Ejecutivo pueda renegociar sus deudas sin la autorización del Congreso, lo que sin duda aumenta la discrecionalidad y resta contrapesos, situación que podría ser contraproducente.

Este último punto fue lo que impidió su aprobación el año pasado, por lo que su nueva discusión será una de los debates será con los que se abrirá el año y a los que habrá que estar muy atentos.

http://twitter.com/jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com