Radar

La “Curva” pasa la primera prueba

Pese a que se trató de un fin de semana atípico por el puente del 103 aniversario de la Revolución Mexicana y la euforia comercial por el llamado Buen Fin, las cifras indican que el arranque del programa “Salvando Vidas” pasó sin problemas su primera prueba.

Aunque no ocurrió en ninguno de los cinco puntos de revisión que operaron viernes y sábado, el incidente vial del domingo que no hubo operativo, y que involucró a un funcionario de la Secretaría de Finanzas que presuntamente conducía ebrio y al que se le habría dado un trato preferencial, podría desvirtuar el programa. Por eso el gobierno estatal debe aclarar de inmediato el caso y deslindar las eventuales responsabilidades correspondientes.

La consolidación del programa que tuvo en general una buena recepción ciudadana, pasa por mantener la credibilidad de que no habrá impunidad ni influyentismos, y mucho menos corrupción.

En espera del esclarecimiento de ese accidente, volvamos a los datos que avalan el éxito del fin de semana inaugural de este programa al que obliga la nueva Ley de Movilidad, para combatir el principal factor de riesgo de los accidentes automovilísticos como lo es la combinación de alcohol y volante.

Destaco cuatro aspectos:

1.-Los fallidos pronósticos de los responsables del Centro Urbano de Retención Vial por Alcoholimetría (CURVA) de que los retenidos llenarían desde el viernes las siete celdas, lo que suponía la detención de al menos 270 personas. La cifra fue de sólo 25, lo que habla que la buena comunicación del programa surtió efectos en los tapatíos que decidieron salir de fiesta y dejaron su auto y se subieron al taxi.

2.- Según cifras de las autoridades, el índice de accidentes el viernes en comparación con el viernes anterior disminuyó 19 por ciento, con lo que se cumplió el principal objetivo del programa que es atacar al principal factor de riesgo de los accidentes viales como lo es conducir ebrio. Está ahí el dato de que casi el 30 por ciento de los casi 50 mil accidentes viales que ocurren en Jalisco y provocan la muerte de aproximadamente 1,400 personas al año, lo ocasiona alguien quien maneja alcoholizado.

3.- En ninguno de los cinco retenes en los que aplicaron las alcoholimetrías ocurrieron sobresaltos y en todos ellos hubo presencia de observadores ciudadanos. En este primer fin de semana no hubo ni denuncias de prepotencia o de corrupción. Aunque hubo casos de detenidos que se oponían a la prueba, esos contados casos se resolvieron sin mayores complicaciones.

4.- El respaldo internacional que la Organización Mundial de la Salud dio a esta ley por incluir acciones para inhibir los cinco factores de riesgo, logró en su presentación también la aprobación ciudadana, a juzgar por la ausencia de denuncias de abusos o prepotencias.

Habrá que ver si se repite el éxito el próximo fin con casa llena.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com