Radar

¿Cuánta hambre menos hay en Zapopan?

Entre la quemazón del Mercado Corona; el culebrón del caso Chivas que protagonizan Jorge Vergara, Ricardo La Volpe y la podóloga Belén Coronado; y la expulsión de Elisa Ayón, la #LadyRegidora, del PRI, quedó relegado de los espacios privilegiados de los medios un asunto que considero de alta trascendencia.

Se trata de la evaluación de la aplicación de los 149 millones de pesos que se canalizaron a Zapopan, uno de los 6 municipios jaliscienses que se incluyeron en el primer año de la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNvsH), que promueve el gobierno de Enrique Peña Nieto, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, acto del que platiqué el miércoles pasado en MILENIO RADIO con el titular de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social, Salvador Rizo, uno de los participantes en el evento, ya que de lo invertido, 71 millones de pesos salieron de esa dependencia estatal.

En la llamada Primera Reunión Ordinaria del Comité Municipal Intersecretarial de la CNvsH, participaron como Rizo, titulares y funcionarios del DIF, de la Secretaría de Desarrollo Rural, de la de Desarrollo Económico, de la de Turismo, de la de Salud, de la del Trabajo, de la de Educación, del Comité Administrador del Programa de Construcción de Escuelas, de la delegación federal de la Secretaría de Desarrollo Social, y de la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

De forma general, cada funcionario informó de los programas que le tocó aplicar en las distintas colonias zapopanas inscritas en la Cruzada y el monto de los recursos ejercidos.

Se trata, pues, de un incipiente acto de rendición de cuentas que se puede mejorar considerablemente para medir el impacto del programa y respondernos cuánta hambre menos hay en Zapopan luego del primer año de la CNvsH.

El primer interesado en escrutar a mayor profundidad el efecto de la inversión de estos recursos debería ser el propio alcalde de Zapopan, Héctor Robles Peiro, y cada uno de los alcaldes que se beneficiaron en el 2013 con esta estrategia federal de combate a la pobreza.

Habrá que acercarse y ponerle rostro, por ejemplo, a los beneficiarios de los huertos familiares que con esos recursos instaló la SEDER y ponderar cómo los recibió la comunidad; qué pasa en los comedores comunitarios y quién supervisa su funcionamiento; cómo opera la entrega de alimentos, y si se está superando un esquema asistencialista por uno que de verdad promueva el bienestar y la sustentabilidad de estas familias de escasos recursos.

Para Rizo, el responsable de la política social en Jalisco la CNvsH y otros programas estatales para combatir la pobreza difícilmente se verán reflejados en una mejora en la evaluación que hará este año el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), y que publicará en 2015, y pide esperar a la de 2017.

Por ello, con mayor razón debemos medir de mejor forma aquí para poder, en su caso, corregir a tiempo.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com