Radar

Sí Cross, a todos nos conviene un IEPCJ fuerte

Rectificar es de sabios, reza el refrán de la sabiduría popular que dicta que siempre se estará a tiempo de cambiar de opinión para evitar males mayores.

En el Radar de ayer concluí justamente que en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana debían corregir con urgencia el tema del megaincremento salarial que se autorizaron o aceptaron (a ciencia cierta ya no supimos porque el lunes el consejero presidente, Guillermo Alcaraz Cross, dijo que ellos habían hecho los cálculos para presupuestar un alza a sus percepciones que los regresara a la “norma constitucional”, y el martes por la noche del IEPCJ mandaron un boletín en el que aseguraban que los que pidieron el aumento a los diputados fueron sus antecesores), ya que defender con la Constitución un aumento salarial de 30 mil pesos, no iba a evitar el repudio social que irremediablemente debilitaría al órgano que será el árbitro de los comicios del 7 de junio próximo.

Por eso hay que reconocer la decisión que tomaron ayer Cross y sus consejeros y consejeras electorales de corregir el exceso en el que habían incurrido, al reducir su aumento del 16.2 por ciento el presidente, y del 24.7 por ciento sus compañeros, para dejarlo en el ajuste salarial del 4.4 por ciento que se dio a todos los servidores públicos del Instituto, y que, de cualquier forma, los deja con un ingreso más que decoroso. El presidente pasa de 187 mil 911 a 164 mil 895 pesos mensuales, mientras que los consejeros bajan de 173 mil 554 a 141 mil 145 pesos al mes.

Del discurso que leyó Cross en la rueda de prensa en la que no se aceptaron preguntas de los colegas reporteros, me gustó la parte en la que sostuvo que reconsideraron su condición salarial pese a su “convencimiento en el cumplimiento a la Constitución, y en aras del bien superior, que es la legitimidad de la Institución”, y en donde ahora sí refirió a la crisis: “Actuamos con responsabilidad y somos sensibles ante la situación económica que prevalece en el país”.

No me gustó el párrafo en el que, en una especie de reproche, sugiere que el manejo noticioso que hemos dado en MILENIO JALISCO al tema salarial del IEPCJ buscó debilitar al órgano electoral, al advertir que “no permitiremos que se ponga en duda la integridad de la institución, ni la del Consejo General, ni la del proceso electoral, así como tampoco, de las autoridades que resulten electas. (…) La democracia en Jalisco pierde cuando infundadamente se pretende lesionar a la institución electoral”.

Creo, al contrario, que el ventilar el asunto de los megasueldos evitó precisamente eso, que el IEPCJ llegara debilitado en su legitimidad y credibilidad por el escándalo. Y por ello coincido en el cierre de su mensaje de ayer: “(El IEPCJ) gana, cuando todos los actores involucrados contribuimos a su fortalecimiento”.

Y sí Cross, a todos nos conviene un IEPCJ fuerte. Vayamos todos por él evitando excesos que luego haya que corregir, porque rectificar es de sabios, pero como decía el ex presidente español, Felipe González,  también de necios tener que hacerlo a diario.

jaime.barrera@milenio.com

http://twitter.com/jbarrera4