Radar

Un Consejo Ciudadano obligado a reivindicarse

Hace poco más de tres años aplaudí aquí el proceso mediante el cual se eligió a Cynthia Cantero Pacheco, como presidenta del ITEI, por lo inédita, clara e inobjetable que resultó aquella forma de elección que empujó, pese a muchas resistencias, Verónica Delgadillo, entonces diputada local y hoy diputada federal del partido Movimiento Ciudadano.

Se admitió el registro sólo de aspirantes respaldados por instituciones relacionadas con la materia, y se determinó que a la fase final entrarían los que alcanzaran mínimo 80 de calificación, al igual que en los dos exámenes fallidos del hasta hoy malogrado proceso para elegir a dos de tres consejeros del ITEI. En aquella ocasión fueron expertos de universidades locales y nacionales las que diseñaron y evaluaron el examen.

Gracias a ello los diputados de la anterior Legislatura eligieran entre los tres mejores, pero lo más importante, fue que por primera vez, se sacó la decisión de la lógica de cuotas partidistas y del manipuleo político, que siempre ha marcado la elección de otras instancias que en teoría deberían ser independientes al gobierno como el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCJ) y la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ).

Para institucionalizar ese alentador modelo de elección, se reformó más adelante, en el mismo 2013, la Ley de Transparencia, para crear entre otras cosas, el Consejo Consultivo Ciudadano del ITEI, y que recayera en esta instancia, en lo sucesivo, la elección de los consejeros y la presidencia.

Por eso son lamentables todas las pifias que ha tenido en su debut este Consejo que encabeza Alberto Bayardo y que por ley integra un representante de la Coparmex (José Medina Mora), de la CANACO (Xavier Orendáin), del CCIJ (Daniel Villanueva), del ITESO (Ana Sofía Torres), de la UNIVA (Rubén Alonso), de la UP (Edmundo Romero), del TEC (Carlos Cerda), de la UdeG (César Avilés), dos de organizaciones de la sociedad civil (Carlos González Lozano y José Santa Cruz Díaz), quienes eligen a tres consejeros ciudadanos (José Bautista, Luis del Valle y Jesús Rodríguez).

Hoy que se lance la cuarta convocatoria para un tercer proceso de selección, este consejo tiene la obligación de reivindicarse para no sepultar la viabilidad de este filtro ciudadano sin precedente para la integración de los órganos autónomos como se ha demandado desde la sociedad civil por décadas. Deberán reconocer deficiencias e inexperiencias, hacer a un lado protagonismos y soberbias para no repetir vicios que tanto criticaban a los legisladores, y que han sido el origen de las fallas que los han hecho abortar ya dos procesos, que incluso ya llegaron a tribunales.

Clave para que este tercer proceso sea el definitivo, y que incluso pueda ser un modelo de arranque para hacer más transparentes los procesos para elegir jueces y magistrados, será la comunicación y el seguimiento que tengan con la Comisión de Participación Ciudadana, que preside el primer diputado independiente en la historia de Jalisco, Pedro Kumamoto, quien también debe aplicarse mejor para sacar este proceso, en el cuarto intento, de forma impecable.

twitter: @jbarrera4
jaime.barrera@milenio.com