Radar

¿Consejo ciudadano a modo para el Imeplan?

A unas horas de que concluya el plazo para el registro de los candidatos para integrar el consejo ciudadano del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), los procesos para integrar este órgano clave para vigilar el buen desarrollo de esta nueva institución transcurren en total opacidad.

Sin duda una muy mala noticia y un mal augurio para el buen arranque de esta instancia por cuya conformación se luchó por años desde distintos organismos ciudadanos, para buscar mejorar los servicios públicos y ordenar el crecimiento de nuestra metrópoli con el objetivo de elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Preocupante la muy poca publicidad que se hizo a las convocatorias en los ocho municipios responsables de integrar este cuerpo colegiado que debe arrancar con al menos 16 asientos, ya que cada comuna debe nombrar a dos o más consejeros, que cumplan con el requisito de conocer la realidad urbana de su municipio.

De acuerdo a sus estatutos, el Imeplan funcionará con la interacción de cuatro esferas de responsabilidad. La primera la conforman justamente los ocho alcaldes de la zona centro de Jalisco (Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tlajomulco, Tonalá, El Salto, Ixtlahuacán de los Membrillos y Juanacatlán); la segunda es el consejo consultivo en el que actuarán los directores de planeación municipales y otros funcionarios estatales y federales responsables de tareas que incidan en los servicios públicos y políticas de la metrópoli; la tercera la constituye el propio Imeplan, con su director y sus gerencias; y la cuarta es la del consejo ciudadano.

Sin duda es también una mala noticia para el propio director del Imeplan, Alberto Orozco, ya que insisto en que un factor decisivo para el éxito de su gestión es contar o no con un consejo ciudadano que lo haga fuerte ante el poder de los alcaldes en los momentos de tensión y que logre consolidarse como un buen gerente de la metrópoli.

¿Será que la discrecionalidad con la que los alcaldes manejaron las convocatorias y no haber establecido criterios claros para la selección transparente de los que serán los consejeros, es para evitar un consejo ciudadano con peso e influencia?

De ser así, será un duro golpe a la credibilidad del Imeplan, cuya legitimidad pasa por integrar un consejo ciudadano sólido, cuyos integrantes tengan alta capacidad técnica y fama pública intachable, y no incondicionales de los alcaldes.

Por eso es urgente que en esta delicada cuenta regresiva que termina mañana viernes, los alcaldes informen quiénes fueron los que atendieron a sus convocatorias y cuáles son sus trayectorias y sus credenciales para buscar integrar el consejo ciudadano del Imeplan.

Un consejo ciudadano de membrete sería de alto riesgo para el naciente Imeplan.  

http://twitter.com/jbarrera4