Radar

Congreso opaco, Tribunal machista

Serán los o las mejores de los 126 aspirantes los elegidos por los diputados hoy que vence el plazo para definir a los sustitutos de dos magistrados en el Supremo Tribunal de Justicia y otros dos en el Tribunal Administrativo del Estado?

¿Los que tomen protesta como nuevos magistrados serán los que acrediten la mejor preparación, experiencia o trayectoria en el Poder Judicial?

Habrá que revisarlo pero lamentablemente hay muy pocas posibilidades de que eso suceda. Prácticamente son nulas.

Esto debido a que la mayoría de integrantes de la LX Legislatura prefirieron seguir con las inercias, mantener la repartición de espacios del Poder Judicial con criterios clientelares y partidistas y dejaron pasar la oportunidad de optar por un método más transparente de designación en el que gane quien más méritos tenga y dé mayor credibilidad a las distintas instancias del Poder Judicial en Jalisco.

La mejor prueba de ello fue el intercambio de señalamientos entre diputados, incluso del mismo partido, sugiriendo la venta de las ratificaciones de dos magistrados del Supremo Tribunal de Justicia y tres del Tribunal Administrativo y que pese a las convocatorias, los espacios en disputa ya están repartidos.

Por ejemplo, adelantan que la silla del magistrado Gregorio Rodríguez, quien aceptó su retiro por cumplir 70 años, será ocupada por su suplente Sergio Jáuregui, y que el Grupo UdeG, remplazará a Patricia Campos, por el actual director de derecho, Adrián Miranda en el TAE.

Lo cierto es que hoy lo más probable es que sólo se defina al suplente del magistrado Gregorio, ya que los otros no quieren perder las jugosas dietas y prestaciones que les da el STJ. Así, tres de los no ratificados promovieron juicios de amparo (Víctor Manuel León Figueroa y Campos, del TAE) y controversia constitucional (Antonio Fierros, del STJ) y gozan actualmente de la suspensión provisional decretada a su favor.

De concretarse estos dedazos, además de profundizar más el desánimo en los buenos funcionarios del Poder Judicial que no ven oportunidad de ascenso ni de carrera en el STJ, la designación, por ejemplo, de Jáuregui y de Miranda, no sólo mantendrá la nula equidad de género en este poder en Jalisco, sino que la agravará con la pérdida del espacio de Patricia.

Es decir, se pasaría de tener tres magistradas a sólo dos, de los 46 magistrados que suman el STJ, el TAE y el Tribunal Electoral.

A las sobrecargas de trabajo por la falta de recursos en el Poder Judicial, que provoca corrupción y una pésima atención a los usuarios de los servicios de justicia, se suma ahora el mal clima interno porque ni siquiera se hayan conocido los perfiles de los que compitieron por ser magistrados.

Es el fruto de un Congreso opaco y de un Poder Judicial machista, pero sometido y colapsado.

http://twitter.com/jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com