Radar

Ciudadanos contra la pobreza

Escribí ayer que había que cerrar el paso al oportunismo partidista que no sólo medra del erario, sino que era toda una amenaza de perversión y abaratamiento de la genuina aportación que pueden hacer los verdaderos liderazgos de la sociedad civil, por el manoseo vulgar que hicieron de la participación ciudadana en los debates electorales que vimos a inicios de semana.

Afortunadamente este fenómeno coincidió con la aparición de dos muy serias y prometedoras iniciativas, una estatal y otra nacional, que buscan dar cohesión y fuerza al sector social que conforman las distintas organizaciones de la sociedad civil que sin fines de lucro atienden las necesidades de grupos vulnerables de la comunidad.

A nivel local, se trata de la creación del Consejo de Instituciones para el Desarrollo Social A.C. (CEDIS), en el que 33 instituciones ciudadanas que trabajan por distintas causas sociales se unirán para tener interlocución con el sector público y privado e incidir en el diseño de políticas públicas para el desarrollo social y el combate a la pobreza.

El CEDIS buscará además fomentar la cultura de la rendición de cuentas en el ámbito público, empresarial y social. Así como ser un facilitador para la creación de nuevas organizaciones de la sociedad civil en espacios y causas aún no cubiertas por ninguna de estas tres esferas.

A nivel nacional, también surgió esta semana el movimiento Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, que agrupa también a más de cincuenta instituciones entre las que figura el CIDE, México Evalúa y el Centro Mexicano para la filantropía (CEMEFI), con el objetivo de pasar de una “economía y sociedad de influyentes” a una “economía y sociedad incluyente”. 

Su primera acción será exigir el acceso efectivo a la salud con la campaña #CeroListasdeEspera y una agenda de exigencias de transparencia bajo el lema #PresupuestoSinMoches.

El Núcleo Coordinador de la iniciativa, plantea que “México está entre las 15 economías más grandes del mundo, pero ocupa el lugar 71 en el Índice de Desarrollo Humano a nivel global. En los últimos 20 años, hay 14.5 millones más de personas en pobreza y la proporción no se ha disminuido. En 1992 había 46 millones de personas en pobreza por ingresos y para 2012 se había incrementado a 60.6 millones. La proporción de población en pobreza permanece casi igual: Había 53.1 por ciento de población en pobreza en 1992 y hay 51.6 por ciento en 2012”.

Su reto es tratar de revertir esta situación y hacer más efectivas las políticas de combate a la pobreza. Para ello buscarán  unir y articular a las miles de organizaciones que desde hace décadas trabajan en apoyo a grupos vulnerables.

Ojalá pronto estas dos auténticas iniciativas de empoderamiento ciudadano se crucen y detonen acciones que promuevan la participación y vigilancia ciudadana sobre los bienes públicos, empezando por los partidos políticos y sus líderes que quieren abaratar lo ciudadano.  

 

twitter: @jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com