Radar

Captura dupla Bañuelos-Nájera a un emilista

En términos del futbol americano, podríamos decir que se trata de su primer pase completo para conseguir su primero y diez en el combate a la corrupción y a la impunidad.

En enero pasado cuando MILENIO JALISCO reveló que las primeras denuncias por corrupción en la pasada Administración eran contra funcionarios del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuela (CAPECE), de la Inmobiliaria y Promotora de Vivienda de Interés Público (IPROVIPE), y del Seguro Popular, comenté aquí que la dupla formada por el contralor Juan José Bañuelos Guardado y el fiscal general Luis Carlos Nájera, estaba a prueba.

Era cuando habían pasado ya casi 11 meses del nuevo gobierno priista, y pese a que el propio contralor había contabilizado cuentas por aclarar por 7 mil 500 millones de pesos tan sólo en el gasto 2012 del gobierno del panista Emilio González Márquez, ninguna de las denuncias había prosperado.

Fue también cuando el propio Fiscal me comentó que pese a que las denuncias habían sido presentadas en noviembre, estaban trabajando en el encuadre jurídico para acreditar los delitos, cosa que dijo, no era nada sencillo.

“Para que haya una sanción tiene que haber un tipo penal; es muy diferente una mala acción, reprobable moralmente hablando, que un delito. Hay acciones que pueden ser reprobables y hay acciones que son señalamientos o presunciones (…) puede ser reprobable moralmente, pero a lo mejor no es materia de un delito”, me dijo a fines de enero.

En la Contraloría de Bañuelos Guardado sin embargo siempre confiaron en que cada una de las denuncias iban lo suficientemente documentadas por los meses de trabajo que les invirtieron.

Hoy la buena noticia es que por fin estos dos funcionarios conectaron, y fruto de ello es la detención del ex tesorero del IPROVIPE, Roberto Valle Pinzón, y la orden de aprehensión contra su ex director, Jorge Sánchez Martínez, quien también fue uno de los más cercanos operadores políticos del ex gobernador Emilio González Márquez. Fue incluso el coordinador inicial de la campaña del panista Fernando Guzmán, a la gubernatura en el 2012.

Aunque de lo que los acusan nada tiene que ver con las Villas Panamericanas, no podemos olvidar que fue del IPROVIPE de donde salieron los primeros 400 millones de pesos para arrancar su construcción, y cuando se les negaron los créditos bancarios y se acabaron los 340 millones que invirtió Pensiones, se tomaron otros 290 millones de pesos de IPROVIPE para acabar el complejo a unas semanas de los Juegos. Es decir, Sánchez siempre acató sin chistar lo que Emilio le pidió.

Ojalá después de este primer pase completo de la dupla Bañuelos Nájera vengan pronto los otros tres pendientes y los que se sumen. Porque insisto, el nivel de coordinación que alcancen será determinante para cumplir con la promesa del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval de acabar con el paraíso de impunidad que encontró en Jalisco...

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com