Radar

Barba, el alcalde sin sobresaltos

La semana pasada tocó al alcalde de Tlaquepaque, Alfredo Barba Mariscal, abrir los informes del segundo año de gobierno de los 125 municipios que integran Jalisco.

Se trató del acto de rendición de cuentas del presidente municipal de la Zona Metropolitana de Guadalajara que menos sobresaltos y crisis ha tenido (en los últimos doce meses el caso del intento infructuoso de tirar el mercado Juárez que lo enfrentó con algunos comerciantes, pero que no pasó a mayores).

Tal vez por tratarse del hijo de Alfredo Barba Hernández, un poderoso y millonario líder sindical que ha mantenido el control político de Tlaquepaque por décadas (aún en los tiempos de la alternancia panista) y cabeza de uno de los grupos hegemónicos del priismo en Jalisco, sus detractores fuera y dentro del PRI esperaban poco de Barba Jr. sin embargo su trabajo lo ha puesto como el alcalde mejor evaluado por dos años consecutivos en la encuesta sobre calidad de vida que hace cada año el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos.

Por lo que destacó en su segundo informe, la principal apuesta del gobierno de Barba siguió siendo como al arranque de su administración el tema de la seguridad pública (en el que aseguró hubo bajas de hasta 50 por ciento en los índices delictivos, por estrategias en las que han invertido 18 millones de pesos como el sistema de alerta vecinal) y el establecimiento de redes de comunicación con los líderes de las casi 200 colonias que hay en Tlaquepaque, a tres de los cuales les dio voz en su mensaje.

“Dimos un informe combinado, en sinergia con los ciudadanos que esa es la mayor satisfacción que tengo hasta ahorita, la gran participación de la ciudadanía. Ese era uno de mis temores al principio de mi administración, el encontrarme con una sociedad apática, no participativa, y hoy me da la gran satisfacción que la sociedad de San Pedro Tlaquepaque participa y son parte ya de la solución de los problemas del municipio y eso se ha logrado por la confianza que les hemos generado como gobierno por los programas que hemos implementado y por los resultados que se pueden percibir dentro del municipio”, me dijo ayer en MILENIO RADIO cuando le pregunté sobre lo que él ve como el mayor logro de su gobierno.

Al menos en el discurso, ese sentido de cercanía y conexión con sus gobernados lo ha buscado desde el primer año, en los que integró 115 comités de seguridad vecinales, lo que le ha dado consistencia a su gobierno.

Aunque Barba no descarta tener que dejar la alcaldía antes de concluir su trienio para buscar otra posición política, asegura que este último año de su gobierno lo dedicará a concluir el 26 por ciento de sus promesas de campaña que firmó y que le quedan pendientes, y que sus prioridades serán llevar agua al 5 por ciento de las colonias de Tlaquepaque que no cuentan con este servicio y arreglar los pavimentos, que reconoce, son un desastre.

Es la ruta de un alcalde que quiere terminar su gestión sin contratiempos y que le sea un trampolín natural en busca de otros espacios de poder.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com