Radar

Bañuelos-Nájera, una dupla a prueba

La semana pasada le presentamos en MILENIO JALISCO, declaraciones exclusivas del Fiscal General del Estado, Luis Carlos Nájera, en las que reveló que una de las primeras denuncias que presentó la Contraloría estatal por presuntos desvíos e irregularidades fue contra ex funcionarios del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE) en la gestión de Salvador Uribe Avín.

Le informamos también que ya estaban presentadas en la Fiscalía denuncias contra ex funcionarios de la Inmobiliaria y Promotora de Vivienda de Interés Público (IPROVIPE) cuando estaba al frente Jorge Sánchez Martínez;  del Seguro Popular que dirigió José Luis Gómez Quiñones, y en contra de un agente ministerial por enriquecimiento inexplicable.

Se trata de las primeras denuncias formales, luego de que en octubre pasado el contralor del estado, Juan José Bañuelos Guardado, reveló que había observaciones por gastos no justificados tan sólo en el 2012, por un monto de 7 mil 500 millones de pesos que se podían traducir en 10 denuncias.

Fueron presentadas en noviembre pero en la Contraloría prefirieron no publicitarlas, tal vez para no crear presiones a la Fiscalía, en donde finalmente confirmaron su existencia.

Si bien en la Contraloría de Bañuelos Guardado confían en que cada una de las cuatro denuncias tienen meses de trabajo detrás para documentar las irregularidades y facilitar el trabajo para la integración de las averiguaciones previas y encuadrar los delitos, lo cierto es que la postura más que moderada que expresó al respecto el Fiscal general, hace pensar que la evaluación de las denuncias podría diferir entre ambas dependencias:

“Para que haya una sanción tiene que haber un tipo penal; es muy diferente una mala acción, reprobable moralmente hablando, que un delito. Hay acciones que pueden ser reprobables y hay acciones que son señalamientos o presunciones”, me comentó la semana pasada el Fiscal.

Y todavía más:

“Si tú dices que mal utilizaron tal cantidad de dinero, pero si al hacer un análisis real vemos que ese dinero se adecuó, nosotros no podemos decir que fue muy caro o barato lo que se hizo, si fue al destino para el que estaba encaminado desde el principio, si hubo un error en la determinación de contratar a tal o cual persona, puede ser reprobable moralmente, pero a lo mejor no es materia de un delito”.

Ante estas advertencias tal vez sea momento de que el Contralor del Estado también exprese la solidez que considera tienen las denuncias que ya presentó en la Fiscalía General del Estado.

Lo haga o no, lo cierto es que la dupla Bañuelos-Nájera está a prueba y el resultado del nivel de coordinación que alcancen será determinante para cumplir con la promesa del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval de acabar con el paraíso de impunidad que encontró en Jalisco y que sigue sin cambios sustanciales.

http://twitter.com/jbarrera4

jaime.barrera@milenio.com