Radar

Baja de empleos, primera señal de alerta

Dicen los expertos en el análisis y evaluación de políticas públicas de combate a la pobreza que el mayor y más potente instrumento para tener mejores resultados, es la generación de mayores y mejores empleos.

Por ello habrá que prender las señales de alerta por las cifras con las que cerramos el pasado mes de junio en esta materia en Jalisco, y que le presentamos en nuestra edición de ayer.

En este sentido, empresarios, sindicatos y autoridades, pero también académicos y organizaciones sociales involucradas en la tarea de revertir la tendencia del crecimiento de la pobreza, deben analizar con todo cuidado y profundidad qué nos pasó el mes pasado que perdimos 2 mil 301 empleos (según cifras oficiales del IMSS y la Secretaría del Trabajo), cuando en el mismo mes del 2014, cerramos con una generación récord de 2 mil 311.

¿Por qué este comportamiento a la baja que desentonó con el récord en número de empleos que se registró en México el mes pasado según aseguró el gobierno federal?

La pérdida de empleos se empezó a manifestar desde el mes de mayo pasado pero a mucho menor escala, con sólo el cierre de 270 plazas. El tamaño del crecimiento del cierre de empleos de mayo a junio, que sube más del 750 por ciento, debe ser un buen llamado de atención para analizar lo que influyó en ello.

Si bien algunas voces empresariales consideraron normal la baja de empleos en este segundo trimestre del año, por el crecimiento registrado en enero, febrero y marzo, esta tendencia a la baja tan pronunciada en los últimos dos meses, obliga a hacer ajustes para lograr las metas que desde el sector privado se plantearon de registrar 71 mil nuevos empleos al final de este año.

La revisión de lo que sucede con el empleo tras este balance semestral en Jalisco será más que oportuna por la coincidencia que tendrá en los próximos días con la presentación de los resultados del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) de la medición de la pobreza 2013-2014, basada en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares que levanta el INEGI, mezclada con el uso de otras metodologías para hacer una valoración multidimensional de las situaciones de pobreza a nivel nacional y a nivel estatal, en un primer momento, a nivel municipal después.

Será pues la primera evaluación para las políticas públicas de desarrollo social y de impulso al empleo promovidas por el gobierno estatal de Jorge Aristóteles Sandoval que arrancó en marzo de 2013. 

Como se recordará a Jalisco no le fue nada bien en la evaluación del CONEVAL en el periodo 2010-2012, y que reprobó en esta materia a Emilio González Márquez, mandatario del último sexenio de la primera era panista en Jalisco. Lo grave es que me adelantan que los resultados que vienen no son nada alentadores. Mañana más del tema.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com