Radar

Artículo 88, apartado B, fracciones VI y VII

Aunque el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, volvió a insistir ayer que no es necesario que nadie aclare cuál de los dobles y contradictorios resultados de los exámenes de control y confianza de su jefe policial, Salvado Caro, los reprobados de la Secretaría de Gobernación (Segob), o los aprobados de la Procuraduría General de la República (PGR), son los válidos, porque según dijo “no hay ninguna controversia, (porque) la ley en la materia establece cuáles son las instancias acreditadas para certificar estos exámenes, una de las tres es la Procuraduría General de la República y el Cisen (Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional) no lo es”, lo cierto es que justo la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, es la que habla de dos tipos de evaluaciones, que obligan a los involucrados, Ayuntamiento de Guadalajara, Segob y PGR esclarecer lo sucedido para no acabar de hundir en el descrédito el sistema nacional de certificación policial de este País.

Efectivamente como lo dice el alcalde tapatío, el Cisen no está facultado para aplicar exámenes de control y confianza, de hecho no los hace. Donde Caro los presentó fue en el Centro Nacional de Certificación y Acreditación que depende de la Comisión Nacional de Seguridad de la Segob.

Y es justamente en el Artículo 88 de la LGSNSP que a la letra dice: La permanencia es el resultado del cumplimiento constante de los requisitos establecidos en la presente Ley para continuar en el servicio activo de las Instituciones Policiales. Son requisitos de ingreso y permanencia en las Instituciones Policiales, los siguientes:  en su apartado B que se refiere a la “permanencia”, es en donde se habla de dos tipos de exámenes, el de la fracción VI, referente a “aprobar los procesos de evaluación de control de confianza”, y los de la fracción VII, que refiere a la “evaluación de desempeño”, el que da luz para determinar la situación del comisario tapatío.

Según expertos, como Marco Cuevas, ex titular también del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, con quien platique ayer en MILENIO RADIO, los procesos de evaluación de control de confianza son los que se aplican en la PGR y son para los que van a ingresar por primera vez a cargos policiales, pero en el caso de Caro Cabrera, con un año ya al frente de la policía de Guadalajara, el que requería acreditar es el de la evaluación de desempeño, que le aplicó la Segob, y que no aprobó. En este caso, pues, los exámenes que deberían prevalecer son los presentados en el Centro Nacional de Certificación y Acreditación.

Por ello la controversia por los dobles y contradictorios resultados de los exámenes de control y confianza del jefe policial tapatío está más que viva, pese a los decretos verbales que le quieren dar carpetazo.

jaime.barrera@milenio.com

twitter: @jbarrera4