Radar

"Apatíos"

Este mote que se atribuye a los tapatíos por su apatía e indiferencia a los problemas de su comunidad, a los asuntos públicos, a todo lo que está más allá de la puerta de su casa y que se traduce en un altísimo umbral de tolerancia a la ineficiencia y corrupción de las autoridades, se afianzó nuevamente según los resultados de la cuarta encuesta de Percepción de Calidad de Vida del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos.

Echemos un vistazo a los datos del apartado de ciudadanía, uno de los 17 temas que explora la encuesta que se aplicó a dos mil 400 habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara:

* A los tapatíos les interesa muy poco la política. A 33 por ciento nada.

*La gran mayoría no participa en ninguna organización. 85 por ciento ni en la de sus vecinos.

*Nueve de cada 10 no saben el nombre de su diputado.

*Saben más el nombre del Gobernador que el de su alcalde.

*No participan en la resolución de los problemas de su comunidad porque dicen que nunca se ponen de acuerdo entre vecinos y cada quien está más preocupado resolviendo sus propios problemas.

*Sólo creen en la familia. Desconfían de vecinos, transeúntes y colegas.

*La tapatía en una sociedad que discrimina. 42 por ciento afirma haber visto discriminación por color de piel y 51 por ciento por condición económica.

Malas noticias, sin duda. Más porque en el pecado llevamos la penitencia: en la encuesta también se revela que los tapatíos perciben una disminución de su calidad de vida y sigue siendo la seguridad su mayor preocupación, asocian el nombre de su ciudad con la corrupción y no aprueban a sus gobernantes.

Se confirma, pues, la máxima de que a mayor ciudadanía activa, mejores gobiernos, y que donde hay ciudadanos apáticos las autoridades no atienden las verdaderas necesidades de la comunidad y la voracidad de la clase política y gubernamental crece hasta convertirse en una amenaza a las mismas estructuras del Estado.

Hay, sin embargo, en la misma encuesta, un dato alentador que podría ser el principio para revertir esta condición de nuestro perfil ciudadano que a nadie nos conviene: 70 por ciento dijeron que la acción política que están más dispuestos a poner en práctica es el voto.

De cumplirse esta voluntad de acudir a las urnas el 7 de junio próximo, se estaría rompiendo la inercia histórica de que en las elecciones intermedias en Jalisco la votación siempre es menor a cuando se elige Presidente y Gobernador, lo que significaría un primer paso para vincular a más ciudadanos con el desempeño de los futuros alcaldes y diputados.

Advertir este sobrepeso de apatía que nos genera torpeza de movimientos como comunidad, es uno de los importantes aportes de este nuevo ejercicio de autoconocimiento que nos ofreció esta semana el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, con cuyo director Augusto Chacón, editorialista también de casa, charlé de los otros rasgos que nos revela esta cuarta encuesta de lo que perciben los tapatíos de su calidad de vida. La entrevista se la presentamos en esta edición y en todas las plataformas de Grupo MILENIO. 

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com