Radar

Alfaro y sus licencias

El martes pasado respondí aquí a la descalificación que hizo al trabajo periodístico de MILENIO JALISCO , el candidato del Partido Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, el viernes 15 de mayo.

Ese día en su página de Facebook, el ex alcalde de Tlajomulco subió a su página de Facebook, lo que llamó “Primeras Planas de Desinformación”, donde incluyó las portadas de nuestro diario en las que revelamos que amplió su residencia de la exclusiva colonia Colinas de San Javier sin tener las licencias de demolición ni construcción a las que obligan el Código Urbano, que él impulsó como diputado, y las leyes de Zapopan.

“Estas páginas”, escribió en su muro Alfaro, “ofenden la inteligencia de los tapatíos. El principal objetivo de estos impresos es confundir a los ciudadanos. La siguiente semana hablaré sobre el tema, mientras tanto, ayúdanos a informar a tu familia y conocidos con la verdad. No te dejes engañar”.

MILENIO JALISCO no engaña. Más bien el candidato pemecista se mostró intolerante a la crítica y se excedió con sus falsas acusaciones. Prueba de ello es que el tema ya llegó a la justicia federal, porque Alfaro no ha mostrado las licencias correspondientes que le requirió el Ayuntamiento de Zapopan. Lejos de aclarar el caso, éste cada día se enreda más, como hoy que se sabe que no fue una sino varias ampliaciones en el 2011, 2012, 2013 y 2014 según el historial que se advierte en Google Earth.

Por ello escribí aquí el martes pasado: “En MILENIO JALISCO aceptamos la crítica y el derecho a disentir y a criticar nuestra labor, pero no vamos a permitir que se nos desprestigie con esa ligereza y sin prueba alguna. Ni ser uno de los políticos más populares del estado, ni tener un patrimonio multimillonario, que por cierto no queda aclarado con el asunto de sus herencias, le da a Alfaro el derecho a agredir de esa forma”.

Mi respuesta desató ese mismo día una inédita y contratada campaña de linchamiento a base de difamaciones y mentiras en redes, contra MILENIO JALISCO, mi persona y mi hija. A esas calumnias respondí en este mismo espacio la semana pasada.

El viernes en la rueda de prensa que ofreció Alfaro, respondió a pregunta expresa sobre este tema: “Yo respeto mucho los medios. Respeto a MILENIO. No comparto algunas cosas, pero el respeto al derecho de expresarse libremente es algo en lo que yo creo firmemente. Jamás nos prestaríamos a un asunto así. Lo que yo tengo que decir lo digo siempre de frente. Yo le diría a Jaime Barrera algo muy concreto, yo sí tengo principios, yo con la familia no me meto”.

Habrá que ver si esta versión se sostiene o no una vez que se descubra quién pagó la campaña en redes para propalar en anuncios tanto lodo en nuestra contra.

Para los que siguen haciéndolo, les comento hoy más que nunca que no se trata de un asunto de una barda, ni de estar contra su candidato, lo de fondo es que alguien que quiere gobernar se irrite, viole la Ley, no lo reconozca y rectifique. Que siga mintiendo. Son esas licencias las que lo perjudican.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com