Radar

Ahora aviéntese en serio, gobernador

Gober “aventado” titulamos en nuestra portada de ayer el pie de las fotografías que captaron el momento de la preparación y el salto que dio el lunes el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, en el ejercicio de rescate al que lo invitaron a participar los bomberos en pleno desfile del 103 aniversario de la Revolución Mexicana.

Esta puntada, comenté ese mismo día por la noche en Periodismo En Plural, el programa de debate que modera todos lunes a las once de la noche Miguel Ángel Collado en el Canal 4 de Televisa, me recordó las planeadas “ocurrencias” que también estilaba el panista Emilio González Márquez, como irse corriendo del Palacio al mercado de San Juan de Dios para atender con urgencia a los locatarios o ponerse la camiseta de las Chivas para hacerla de albañil.

Mis colegas opinaron que el acto reflejaba la jovialidad del mandatario, otros que era un acto innecesario y que le restaba investidura, y otros de plano que se trató de una desfachatez.

Lo cierto es que son actos mediáticos que muchas veces son incluso recomendaciones de sus asesores de imagen y de comunicación para colocar al político, cual marca en los consumidores, en el llamado top of mind del ciudadano. Sea así o sea un auténtico arranque del joven gobernador que se quiso divertir así en el desfile, el asunto queda en la anécdota y no pasa absolutamente nada, ni para bien ni para mal en Jalisco.

Lo que sí sería trascendente y seguramente le daría permanencia en muchas más portadas de periódicos que le generarían mayores simpatías ciudadanas que un simple chispazo acrobático, sería que mostrara ese carácter de gobernador echado para adelante en temas cruciales para la vida política del Estado.

¿Qué tal aventarse con todo para romper con el reino de impunidad y corrupción que impera en Jalisco, por toda la red de complicidades que opera en nuestra clase política y que tiene como su más celoso guardián al auditor Alonso Godoy Pelayo, que lo que menos hace es fiscalizar?

El ejemplo más claro de ello es la discrecionalidad con la que maneja el presupuesto de la ASEJ para adelantarse sueldos, aguinaldos, préstamos, hacer edificios, comprarse coches, sin que ningún aventado diga ni pío.

Como candidato y gobernador electo, Sandoval prometió que entre sus prioridades estaría el combate a la corrupción y a la impunidad, e incluso habló de crear una dependencia especializada en el tema para alinearse con la Comisión Anticorrupción que prometió como presidente electo Enrique Peña Nieto, y que sigue también sólo en el discurso.

El aventarse y actuar contra este lastre sería romper con el viejo PRI que nos horrorizó cuando reapareció en los panteones y en el ambulantaje de Guadalajara de la mano de #LadyRegidora. Le permitiría además tomar la bandera de cambiar la historia de la muy degradada vida pública de Jalisco que está a la deriva, ya que ningún partido, ni nuevo ni viejo, ha demostrado enarbolar en los hechos.

Insisto, si se quieren ciudadanos que cumplan la ley, la autoridad debe iniciar por no tolerar la corrupción. Por eso, ese sí sería un gran salto, gobernador.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com