Musicópata

Así se hacen los chismes

Me caen mal los que difunden rumores falsos sobre la muerte de alguna figura famosa. Pero hoy admito que a veces esos rumores no surgen de mala fe, y lo digo porque yo mismo difundí hace unas semanas el rumor de la muerte de mi amigo, el exitoso compositor guerrerense Joan Sebastian, y lo hice creyendo que actuaba bien.

Acudí en Oaxaca a un desayuno ofrecido en honor al ganador de la Medalla Álvaro Carrillo. Entre los invitados se encontraba el compositor Gil Rivera, oaxaqueño creador de muchos éxitos y vocal de la Presidencia de la Sociedad de Autores y Compositores de México. A mitad del desayuno Gil se puso de pie —celular en mano— y anunció consternado que Joan Sebastian había fallecido. Quedamos estremecidos. Le pedí más detalles. Me dijo que era lo único que le habían pasado desde su oficina en la Ciudad de México.

Con alma de reportero, llamé a Multimedios Radio para darles lo que consideré era una exclusiva de interés nacional. Mi fuente era impecable: Gil Rivera, vocal de la SACM. Ya al aire, para avalar la información, pedí a Rivera que él mismo la confirmara al micrófono, y así lo hizo.

La Caliente 94.1 FM, estación muy popular de Monterrey, dio la noticia. El dato brincó a redes sociales y se hizo viral. Pero andábamos mal. El informante de Gil Rivera estaba equivocado, y ya nos habíamos ido con la finta. Maribel Guardia, ex esposa del compositor, y José Manuel Figueroa, hijo del guerrerense, tuitearon confirmando que no solo seguía vivo, sino que mejoraba del cáncer que padece.

A veces el frenesí de una exclusiva le gana a todo y te hace olvidar las reglas: que no debe darse una noticia sin confirmarla con fuentes fidedignas. El caso me hizo sentir en carne propia ese incontrolable arrebato periodístico que —si nos descuidamos— nos hace meter la pata. Y cuando una noticia es de gran contundencia, antes de publicarla, hay que corroborarla con más de una fuente. Lo demás puede ser basura, como la que yo lancé al viento hace semanas. Perdón, mi querido Joan Sebastian, pero qué gusto me da haberme equivocado. 

http://twitter.com/_JAIMEALMEIDA