Estira y afloja

Los riesgos en México por Trump


No todos están de acuerdo con lo dicho ayer aquí por Luis Barroso, director general de Unifin, en el sentido de que México se beneficiará con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Hablan de más riesgos y resaltan una deficiencia del gobierno federal: falta información clara a todos los mexicanos de los diversos escenarios que se analizan y de la estrategia que se seguirá con miras a fortalecer la unidad.

Y es cierto. Funcionarios públicos y expertos han dialogado entre ellos sobre el tema, pero no han llegado los mensajes a la población en general. Los riesgos de lo que puede suceder a México están allí y no se pueden ocultar.

Por ejemplo, Carlos Capistrán, economista en Jefe para México del Bank of America Merrill Lynch, explicó que entre los principales riesgos están una “reducción de la inversión extranjera directa y de flujos de capital, potenciales políticas anticomercio y antimigración y disminución en la producción petrolera”.

Agregó que un aumento en los aranceles a productos mexicanos reduciría las exportaciones, lo que elevaría el déficit en cuenta corriente y desaceleraría la economía. “Asimismo, el descontento social y un calendario electoral lleno en los siguientes dos años pudieran pesar sobre la actividad económica”.

Expertos petroleros me comentaron que México ha disminuido su producción petrolera en un millón 300 mil barriles diarios, y que “por un buen tiempo” no regresará a los niveles de dos millones de barriles. “Por eso no comprometerá una baja mayor en la producción dentro de la OPEP y otras naciones no integrantes que se reunirán en los próximos días”.

El punto crítico es que “somos importadores netos de derivados petroleros”, y si sube más el precio del petróleo, será mayor el daño por las importaciones de gasolinas, diésel y otros productos que por las exportaciones de crudo”.

Diversos especialistas consultados prevén una guerra comercial provocada por Estados Unidos que afectará también las inversiones mundiales. “No vemos una estrategia sobre cómo enfrentaremos el reto; es importante lograr una alianza pronta con Canadá, y no se dice nada”.

Pero hay que decirlo también: en todos lados reconocen el éxito de las licitaciones petroleras, su transparencia y la forma en que México revaloró su presencia mundial.

También destaca el hecho de que se mantienen los proyectos de trabajo conjunto en aduanas de México y de EU. Osvaldo Santín, jefe del SAT, anunció que en breve se publicarán los criterios de homologación de datos aduanales.

jesus.rangel@milenio.com