Estira y afloja

Las reformas y la huella del país

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó en días pasado su informe "¿Cómo va la vida en México?", el cual fue ampliamente difundido.

No obstante, creo que hay elementos que deben resaltarse. Por ejemplo, dice que "brindar a los niños un buen inicio en la vida es importante para su bienestar, actual y futuro". Nadie puede refutar la afirmación.

Lo preocupante es que al comparar los niños de México con los de otros países de la OCDE se observa que en promedio los mexicanos "enfrentan condiciones materiales de vida bajas, con una tasa de pobreza de ingresos de 25.8 por ciento".

Además, revela el informe, México registra competencias de lectura bajas entre los jóvenes de 15 años de edad. "El 15.5 por ciento de los mexicanos de 15 a 19 años
no trabaja ni estudia ni están en formación".

La revelación es impactante, porque quiere decir que ese porcentaje de jóvenes estará fuera de los beneficios potenciales que se obtendrán como resultado de las reformas emprendidas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Hay que recordar que el efecto buscado por las reformas no se limita a promover inversiones y crecimiento económico. Se pretende impulsar desarrollo regional que ataque problemas de pobreza y de distribución de la riqueza; que mejore el empleo y la infraestructura; que elimine el problema ancestral de que los estados del sur están condenados a vivir en el retraso.

No es posible continuar con esa relación educativa donde 57.6 por ciento de la fuerza laboral en el Distrito Federal tiene por lo menos educación secundaria, en tanto que en Chiapas el porcentaje solo alcanza 26.9 por ciento. Eso se tiene que cambiar.

El tema no será ajeno en el foro "El futuro después de las reformas", que impulsa el Grupo Financiero Interacciones, que dirige Carlos Rojo Macedo, al que asistirán representantes empresariales, de la academia, de la sociedad civil, del sector público, gobernadores, fondos de inversión y expertos internacionales.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, dictará una conferencia magistral este mediodía para dar su visión sobre las perspectivas económicas para México a partir de las reformas estructurales aprobadas y de la volatilidad del contexto internacional. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, también compartirá su visión.

Si los males ancestrales de México se mantienen igual, a pesar de las reformas, el fracaso será la huella del país.


jesus.rangel@milenio.com