Estira y afloja

Las refinerías beneficiadas

Las últimas cifras disponibles al mes de noviembre de 2014 revelan que Pemex Exploración y Producción (PEP) distribuyó ese mes a las diferentes refinerías del país un total de un millón 79 mil barriles diarios de petróleo crudo, cifra menor a la de abril, que alcanzó un millón 257 mil barriles.

La disminución se debió a una menor distribución tanto de crudo pesado como ligero. Lo interesante es que la entrega de petróleo ligero bajó en total 111 mil 851 barriles diarios al pasar en abril de 726 mil 843 barriles a 614 mil 992 barriles en noviembre.

Ya estaba en la mesa de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de Estados Unidos la propuesta de Petróleos Mexicanos (Pemex) de intercambiar petróleo crudo entre México y ese país que podría alcanzar hasta 100 mil barriles diarios de crudos ligeros y condensados.

Pemex explicó ayer que de concluirse el acuerdo, el petróleo ligero que se importaría de EU se destinaría a las refinerías de Salamanca, Tula y Salina Cruz. Esas tres plantas son precisamente las que más crudo ligero utilizan en sus procesos de producción combinado con el petróleo pesado.

En el mes de noviembre la Refinería de Tula utilizó 176 mil 465 barriles de aceite ligero y 46 mil 58 barriles del pesado; la de Salamanca usó 113 mil 149 barriles y 18 mil 491 barriles y la de Salina Cruz 187 mil 9 barriles y 85 mil 147 barriles, respectivamente.

De esta forma, en la Refinería de Salina Cruz se produjeron en igual mes 96 mil 349 barriles diarios de gasolinas; en Salamanca 41 mil 900 barriles diarios y en Tula 70 mil 505 barriles diarios.

La petrolera explicó que las tres refinerías cuentan con una configuración cracking para procesar la mezcla de petróleo mexicano pesado con el petróleo ligero de EU. Se exportaría crudo Maya (pesado) que puede utilizarse en las refinerías de alta conversión coking de EU.

Puro negocio. De llegar a un acuerdo final, el resultado es claro: me das y te doy, y los dos ganamos. Si hay solamente intercambio de petróleo, Pemex no tendrá necesidad de endeudarse para pagar ni las finanzas públicas se verían descompensadas.

Lo que afecta las finanzas federales es la caída en ingresos por la baja de precios.

 

jesus.rangel@milenio.com